FPL

Afectados por colapso de grúa siguen esperando que les paguen los daños

Hace tres meses colapsó de una grúa, mientras realizaban reparaciones para la compañía de electricidad FPL. Esto ha resultado en una pesadilla continua para Carlos Pérez Marrero y otros residentes de la zona.

Telemundo

Hace tres meses colapsó de una grúa, mientras realizaban reparaciones para la compañía de electricidad FPL. Esto ha resultado en una pesadilla continua para Carlos Pérez Marrero y otros residentes de la zona.

El pasado 7 de febrero, una grúa que estaba realizando trabajos para FPL se volcó, aplastando el automóvil de Carlos Pérez Marrero, un hombre de 76 años. Desde entonces, la vida de Pérez Marrero ha estado en suspenso, ya que su vehículo, completamente destruido, sigue inutilizable frente a su residencia. "Yo cuando vengo de vacaciones me encuentro con este desastre. Entraron a la propiedad. Dañaron el tanque séptico. La grúa se volcó y cayó encima de mi carro. Totalmente destruido", relató Carlos Pérez Marrero con visible frustración.

La respuesta de FPL al incidente ha sido remitir a Pérez Marrero a la empresa contratista Sarens, responsable de la grúa. Sin embargo, esta remisión solo ha añadido más complicaciones. "Contacté a la compañía de electricidad, que de cierta forma es medio responsable porque si contratan a una compañía, debe ser una empresa seria", explicó Pérez Marrero. Tres meses después, la respuesta de la aseguradora de Sarens sigue siendo evasiva y no ha ofrecido una solución definitiva.

El impacto de este incidente no se limita a Carlos Pérez Marrero. Varias familias han sido desalojadas de sus hogares, declarados inseguros para habitar, y enfrentan incertidumbre y pérdidas financieras significativas. Un propietario afectado declaró: "Tuvimos que sacar a toda la gente que vivía en las propiedades y dejar las casas vacías. Han sido ya cerca de cuatro meses en esta situación. La compañía de FPL no ha dicho nada. No hemos tenido ni siquiera el nombre de la aseguradora".

La última comunicación de la aseguradora de Sarens ofreció a Pérez Marrero 7,500 dólares, una cantidad que considera insuficiente y, peor aún, la oferta no se ha hecho efectiva. "Ahora dígame usted, no tengo carro, para ir a la clínica, tengo que llamar a que me vengan a buscar, este no es mi ritmo de vida. Yo me siento mal", dice Pérez Marrero.

Marrero, reclama que le paguen los daños: "Yo necesito que ustedes terminen de pagarme mi carro. Los daños personales me los han causado y ya eso yo se los traspaso a que Dios se lo cobre a ustedes, porque ustedes de cierta forma son responsables y deben tener la dignidad de no abusar de una persona de 76 años", dice en un mensaje a la compañía.

Intentamos contactar tanto a la compañía Sarens como a FPL para obtener una respuesta sobre cómo piensan resolver estos daños, pero hasta el momento no hemos recibido ninguna contestación.

Contáctanos