tiroteo desfile 4 de julio highland park

Tiroteo de Illinois: sospechoso se preparó por “semanas” y disparó más de 70 veces, según la policía

Hasta el martes se reportan siete personas muertas y más de 40 heridos.

Telemundo

HIGHLAND PARK, ILLINOIS - El presunto atacante del tiroteo masivo en el Desfile del Día de la Independencia en el suburbio al norte de Chicago, fue acusado de asesinato la tarde de este martes.

Las autoridades informaron que el sospechoso enfrenta 7 cargos de asesinato en primer grado en relación con el tiroteo que dejó siete muertos y más de 40 heridos.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Durante este martes, la policía ha revelado nuevos detalles el martes sobre cómo se desarrolló un tiroteo masivo, incluyendo que el presunto pistolero habría planeando el ataque "durante varias semanas" y que se vistió de mujer para escapar desapercibido entre la multitud.

El sargento Christopher Covelli, adscrito a la fuerza especial de delitos mayores del condado Lake, dijo que el sospechoso de 21 años había comprado legalmente en Illinois un rifle de alto calibre y disparó más de 70 veces desde el techo de un negocio a lo largo de la ruta del desfile.

"Creemos que [el sospechoso] planeó este ataque durante varias semanas", dijo Covelli. "Trajo un rifle de alto poder a este desfile, accedió al techo de un negocio por una escalera de incendios y comenzó a disparar contra los inocentes asistentes a la celebración del Día de la Independencia".

¿POR QUÉ OCURRIÓ EL TIROTEO? LO QUE SE SABE DEL MOTIVO

Las autoridades dijeron que un arma encontrada en la escena y otro rifle hallado en el vehículo del joven de 21 años en el momento en que fue arrestado estaban registrados a su nombre y comprados legalmente, pero aún no está claro el motivo del tiroteo.

"Los disparos parecen ser completamente al azar", dijo Covelli, y agregó que "no tenemos información que sugiera en este momento que fue por alguna motivación racial o religiosa”.

Covelli dijo que el presunto pistolero se vistió con ropa de mujer para "ocultar sus tatuajes faciales y su identidad" y escapó entre la caótica multitud.

El sospechoso compró las armas de manera legal.

"Dejó caer su rifle y se mezcló con la multitud y escapó", dijo Covelli, y agregó que "salió corriendo con todos como si él también fuera un espectador inocente".

Fue a la casa de su madre cerca del desfile en Highland Park, tomó prestado su vehículo y fue detenido horas más tarde después de que un testigo informó haber visto el vehículo en North Chicago.

No se habían presentado cargos hasta el martes por la mañana, pero Covelli dijo que se esperaban en las próximas horas. El sospechoso permanece bajo custodia y agregó que "no había indicios" de que alguien más estuviera involucrado en el tiroteo.

El número de heridos en el tiroteo del lunes aumentó a 46, dijeron las autoridades, y comenzaron a surgir detalles sobre las siete personas que perdieron la vida en la tragedia. La policía dijo el martes que ninguna de las víctimas asesinadas eran niños.

Estos es lo que se sabe de la investigación.

CRONOLOGÍA: CÓMO SUCEDIÓ EL TIROTEO

Los disparos se registraron en un punto de la ruta del desfile en el que muchos residentes se habían colocado a primera hora del día para tener una vista privilegiada de la celebración anual.

Entre ellos estaba la familia de Nicolás Toledo, quien tenía más 70 años y estaba de visita desde México cuando recibió un balazo.

Murió en el lugar, dijo su nieta, Xochil Toledo, al Chicago Sun-Times. También falleció Jacki Sundheim, una miembro de la cercana sinagoga North Shore Congregation Israel que anunció su fallecimiento en su website.

Familiar de don Nicolas Toledo de 76 años narra el desgarrador momento en que su abuelo estaba siendo baleado mientras asistían al desfile del 4 de julio en Highland Park.

A su paso dejaron un sendero de objetos abandonados que mostraban la vida cotidiana que se vio interrumpida de forma repentina y violenta: Una bolsa de papas fritas a medio comer; una caja de galletas de chocolate esparcidas sobre el pasto; una gorra infantil de los Cachorros de Chicago.

“No hay ningún lugar seguro”, dijo Barbara Harte, de 73 años, residente de Highland Park, quien por temor a un tiroteo masivo se había mantenido alejada del desfile, pero luego se aventuró a salir de su casa.

El jefe de policía de Highland Park, Lou Jogmen, dijo que un agente obligó a Robert E. Crimo III a detenerse mientras conducía a unas 5 millas al norte de donde ocurrió el tiroteo, varias horas después de que la policía divulgara la fotografía del hombre y una imagen de su Honda Fit plateado, y le advirtiera al público que probablemente estaba armado y era peligroso.

Dentro del perímetro policial abundaban artefactos ordinarios como coches para bebés y sillas de jardín, abandonados por los vecinos aterrados cuando estallaros los tiros. Algunas personas se acercaban en las afueras para recoger las pertenencias que habían dejado.

En un principio las autoridades dijeron que tenía 22 años, pero en un boletín del FBI y las redes sociales de Crimo se afirmaba que tenía 21. La policía se negó por el momento a identificar a Crimo como sospechoso, pero dijo que identificarlo como persona de interés, compartir su nombre y otra información públicamente era un paso importante.

OLA DE TIROTEOS EN ESTADOS UNIDOS

El tiroteo en un 4 de julio se suma a otros acontecimientos que han hecho añicos los rituales de vida de los estadounidenses.

En los últimos meses, escuelas, iglesias, tiendas de comestibles y, ahora, desfiles de la comunidad se han convertido en escenarios de masacres. En esta ocasión, el derramamiento de sangre se produce cuando la nación trata de encontrar un motivo para celebrar su fundación y los lazos que aún la mantienen unida.

“Definitivamente te golpea mucho más duro cuando no sólo es tu ciudad natal sino también ocurre justo delante de ti”, dijo el residente Ron Tuazon mientras él y un amigo regresaban a la ruta del desfile el lunes por la noche para recoger sillas, mantas y una bicicleta para niños que él y su familia abandonaron cuando comenzaron los disparos.

“Ahora ya es habitual”, dijo Tuazon de lo que llamó otra atrocidad estadounidense más. “Ya ni pestañeamos. Hasta que las leyes no cambien, va a ser más de lo mismo”.

El martes, la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering, le dijo al programa Today Show de NBC: “No sé de dónde vino el arma, pero sí sé que se obtuvo legalmente y creo que, en algún momento, esta nación necesita tener una conversación. sobre estos eventos semanales que involucran el asesinato de decenas de personas con armas obtenidas legalmente”.

Según informes del Chicago Sun Times, desde el 2013 Highland Park tiene una ordenanza que prohíbe los rifles semiautomáticos, incluidos los AR-15 y AK-47.

Contáctanos