LEY ELECTORAL FLORIDA

Florida: DeSantis firma ley electoral republicana calificada de “antiestadounidense”

Pero los republicanos respondieron que la nueva ley es una medida preventiva contra aquellos que socavarían la seguridad de las urnas, aunque no puedan citar casos específicos de fraude generalizado.

Telemundo

TALLAHASSEE - El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulgó el jueves un amplio proyecto de ley electoral que él y otros republicanos dijeron que pondría barreras contra el fraude, aunque reconocieron que no había señales serias de tales irregularidades en las votaciones en noviembre pasado.

Por su parte, los demócratas y los defensores de los derechos de los votantes dijeron que la medida partidista dificultará que algunos votantes emitan sus votos y se conoció que varios grupos prosufragio introdujeron una demanda tras la firma.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El gobernador republicano firmó la legislación recién aprobada antes de su inminente anuncio de que se postulará para la reelección en uno de los estados de mayor pugnacidad política del país. Con el objetivo de lograr un amplio impacto entre la base del partido de Donald Trump, DeSantis firmó la ley en una transmisión en vivo de Fox & Friends el jueves por la mañana, flanqueado por un pequeño grupo de legisladores republicanos en el condado de Palm Beach. Otros medios quedaron excluidos del acto.

DeSantis dijo que la nueva ley pone a Florida a la vanguardia en la prevención de posibles fraudes.

“En este momento tengo lo que creemos que son las medidas de integridad electoral más fuertes del país”, dijo el gobernador al firmarlo. “También estamos prohibiendo la recolección de votos y no vamos a dejar que agentes políticos vayan a buscar recoger votos y las arrojen a buzones", remató.

Los republicanos han dicho anteriormente que conocen este tipo de problemas en Florida y los supervisores electorales en todo el estado no solicitaron ninguno de los cambios, advirtiendo que algunas de las nuevas reglas pueden resultar engorrosas y costosas de implementar.

Los demócratas y los votantes han atacado la ley como un intento flagrante de impedir el acceso a las urnas para que los republicanos puedan recuperar una ventaja en términos de resultados.

“La legislación tiene un impacto deliberado y desproporcionado en los votantes de edad avanzada, los votantes con discapacidades, los estudiantes y las comunidades negras. Es un intento despreciable de una legislatura gobernada por un solo partido para elegir quién puede votar en nuestro estado y quién no. Es antidemocrático, inconstitucional y antiestadounidense”, dijo Patricia Brigham, presidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Florida.

El representante demócrata Charlie Crist, un exgobernador de Florida que anunció su desafío a DeSantis esta semana, tuiteó: “Esta es la diferencia entre @GovRonDeSantis y yo. Bloquea al público y atiende a FOX News. Cuando fui gobernador, todos estaban invitados: demócratas, republicanos e independientes. Y cuando vuelva a ser gobernador, esta será una Florida para todos".

Si bien Georgia se ha convertido en el punto de inflamación actual de la batalla nacional por las leyes electorales, otros estados, encabezados por republicanos aún inquietos por la derrota del entonces presidente Donald Trump en noviembre, se han movido para reescribir las leyes electorales. La campaña nacional para hacerlo está motivada por las acusaciones sin pruebas de Trump de que las irregularidades en el proceso electoral, particularmente en Pensilvania, Georgia y Arizona, llevaron a su derrota, una afirmación infundada que alentó la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

La ley de Georgia requiere una identificación con foto para votar en ausencia por correo, luego de que más de 1.3 millones de votantes de Georgia usaran esa opción durante la pandemia de COVID-19. También reduce el tiempo que las personas tienen para solicitar una boleta de voto ausente y limita dónde se pueden colocar las urnas y cuándo se puede acceder a ellas.

Algunos de los cambios en las reglas electorales de Florida contienen disposiciones similares aunque los demócratas reconocen que la ley de Florida no será tan draconiana como la recientemente adoptada por su vecino del norte.

La Legislatura de Florida controlada por el Partido Republicano aprobó la ley sin un solo voto demócrata, incluso cuando los republicanos han presumido a su estado como un modelo para realizar elecciones. Esta desconexión es una paradoja para los demócratas, los grupos de derechos de los votantes y los funcionarios electorales estatales que no ven la necesidad de cambios.

Pero los republicanos respondieron que la nueva ley es una medida preventiva contra aquellos que socavarían la seguridad de las urnas, aunque no puedan citar casos específicos de fraude generalizado y argumentan que las nuevas reglas no hacen nada para evitar que la gente vote.

La ley recientemente firmada restringe cuándo se pueden usar las urnas y quién puede recolectar las boletas, y cuántas. Para protegerse contra la llamada “recolección de votos”, un voluntario electoral solo puede recolectar y devolver los votos de familiares directos y no más de dos de personas no relacionadas. Bajo las nuevas reglas, los buzones deben ser supervisados ​​y solo estarán disponibles cuando las oficinas electorales y los sitios de votación anticipada estén abiertos.

Además requiere que un votante que realice cambios en los datos de registro proporcione un número de identificación, posiblemente un número de licencia de conducir o un número parcial de seguro social.

La firma del gobernador extiende una zona de no influencia a 150 pies alrededor de los lugares de votación y los funcionarios electorales tendrían que permitir que los candidatos y otros observadores presenciaran algunos momentos clave de la noche de las elecciones en el proceso de manejo de las boletas. Cualquier infracción podría dar lugar a fuertes multas.

DeSantis había presionado a los legisladores republicanos para que entregaran las amplias modificaciones de las reglas sobre la votación por correo y buzones, y para imponer nuevas capas de requisitos de identificación para cambios de rutina en el registro de votantes.

Sin embargo, las propuestas que se convirtieron en ley no incluían algunas de las disposiciones más severas presentadas inicialmente por algunos republicanos, incluida la prohibición absoluta de buzones y del uso del Servicio Postal de los Estados Unidos para devolver las boletas completas.

Estimulado por las preocupaciones de que la pandemia evitaría que los votantes votaran el día de las elecciones el año pasado, el Partido Demócrata instó a la gente a votar temprano y por correo.

El resultado fue que los demócratas de Florida superaron a los republicanos por correo por primera vez en años, ya que un récord de 4.9 millones de floridanos votaron por correo. Los demócratas emitieron 680,000 votos por correo más que los republicanos.

En el pasado, una solicitud para una boleta de votación por correo cubría dos ciclos de elecciones generales. La nueva ley requiere que los votantes que quieran una boleta de voto ausente soliciten una en cada ciclo. Los republicanos habían propuesto inicialmente hacer esto retroactivo, lo que habría borrado inmediatamente la ventaja demócrata, pero retrocedieron ese movimiento en la versión final.

A continuación, puedes ver la ley completa

Contáctanos