Bahamas

Revelan cómo murieron tres turistas estadounidenses en un resort en Bahamas

Se trata de una pareja de Tennessee y un hombre de Florida fueron encontrados sin vida durante sus vacaciones en un resort de Bahamas.

Telemundo

Tres turistas estadounidenses murieron envenenados por monóxido de carbono mientras disfrutaban de unos días de descanso en un resort en Bahamas en mayo, confirmaron las autoridades este miércoles.

Las víctimas habían sido identificadas como Michael Phillips, de 68 años, y Robbie Phillips, de 65, de Tennessee; y Vincent Chiarella, de 64 años, de Florida.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Las autoridades no proporcionaron más detalles y dijeron que las muertes aún estaban bajo investigación.

La esposa de Chiarella, Donnis Chiarella, de 65 años, fue encontrada con vida y trasladada en avión a New Providence para recibir tratamiento médico, luego fue trasladada a un hospital en Florida.

Las parejas se hospedaban en villas separadas una al lado de la otra en el mismo edificio en el resort Sandals Emerald Bay en la isla de Exuma. No estaba claro si las villas tenían detectores de monóxido de carbono y, si los tenían, si estaban funcionando.

La policía ha dicho que los cuatro turistas fueron al médico la noche antes de que se descubrieran sus cuerpos y se habían quejado de sentirse enfermos.

En un comunicado emitido hace un mes, el resort Sandals dijo que las muertes “no estaban relacionadas de ninguna manera con el sistema de aire acondicionado, el servicio de alimentos y bebidas, los servicios de jardinería o errores del resort”.

Con una extensión de 730 acres, St. Andrew's, también conocida como Little Ragged Island, es la isla privada más al sur y la más grande de las Bahamas actualmente a la venta.

No estaba claro cuál fue la fuente de monóxido de carbono que mató a los turistas. Una portavoz de Sandals remitió todas las preguntas a la policía, mientras que el portavoz de la policía de las Bahamas, Audley Peters, dijo que no podía proporcionar la información “en este momento” y no respondió a más preguntas.

El hotel dijo que desde entonces se instalaron detectores de monóxido de carbono en todas las habitaciones de Sandals Emerald Bay, y se instalarán en todas las habitaciones de otros lugares.

“Hemos tomado medidas adicionales, como involucrar a expertos en seguridad ambiental para una revisión integral de todos los sistemas en todo el complejo”, dijo la compañía.

Contáctanos