Texas

Reforma electoral en Texas a punto de convertirse en ley pasa a firma del gobernador Abbott

La Cámara de Representantes y el Senado estatal aprobaron el proyecto, al que solo le resta la firma del gobernador.

AUSTIN, Texas - Los legisladores republicanos de Texas dejaron este martes ad portas de ser enviado al gobernador Greg Abbott el proyecto que reforma las leyes electorales en el estado.

La Cámara de Representantes y el Senado aprobaron el paquete después de eliminar una disposición bipartidista para evitar enjuiciar a los votantes con condenas por delitos graves que no sabían que no podían emitir un voto.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

La propuesta rechazada siguió a una reacción violenta a los arrestos de dos tejanos que dijeron que no sabían que la ley prohíbe a las personas en libertad condicional ejercer el derecho al voto.

Ambos votantes son negros, lo que intensificó las críticas en medio de una pelea más amplia por las restricciones al voto que, según los opositores, afectan de manera desproporcionada a las personas de color.

Las nuevas reglas habrían requerido que los jueces explicaran claramente las prohibiciones de voto al momento de la sentencia.

Ahora el proyecto deberá ser enviado al escritorio del gobernador Abbott, quien ha dicho que firmará la medida y podría hacerlo en los próximos días. Tras el visto bueno legislativo, Abbott dijo que proteger la integridad de las elecciones es crítico y que espera que con estas medidas se aseguren unos resultados confiables, en tanto será "más fácil votar pero más difícil cometer fraude".

No se hicieron otros cambios de último minuto al proyecto que los demócratas de Texas convirtieron este verano en su lucha más prolongada.

En todo el país, los republicanos se apresuraron a imponer leyes electorales más estrictas impulsadas por las falsas afirmaciones del presidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 fueron robadas.

Los demócratas salieron dos veces del Capitolio estatal para rechazar temporalmente el proyecto de ley, incluida una suspensión de 38 días en una de las rupturas de quórum más largas en la historia de Texas.

No todos los más de 50 demócratas que huyeron a Washington, D.C., en julio han acordado regresar, y los que continúan resistiendo han dicho que se sintieron traicionados por sus colegas.

El proyecto de ley limitaría cómo y cuándo los votantes pueden emitir su voto en un Texas en auge y rápido cambio, donde décadas de victorias republicanas dominantes el día de las elecciones están comenzando a reducirse.

Muchos de los cambios más controvertidos eliminarían el acceso ampliado al voto que implementó el Condado Harris, el más grande de Texas durante la pandemia de COVID-19.

Dos personas murieron y al menos 10 resultaron heridas el lunes por la noche después de que sus vehículos cayeran a un socavón abierto en medio de una carretera mientras el huracán Ida pasaba sobre Mississippi.

Harris, que incluye a Houston y es una fuente importante de votos demócratas, ofreció lugares de votación las 24 horas del día, votaciones desde el automóvil y trató de enviar solicitudes de boletas por correo a 2 millones de votantes registrados el año pasado.

Todo eso ahora estaría prohibido bajo el proyecto de ley que se dirige al escritorio de Abbott.

Los republicanos dicen que las críticas a los impactos del proyecto de ley son exageradas y enfatizan que agregaría una hora extra de votación anticipada todos los días, así como también expandiría la cantidad de condados que deben ofrecer 12 horas de votación anticipada los días de semana.

Crystal Mason fue sentenciada a cinco años de prisión por votar en las elecciones presidenciales de 2016 cuando estaba en libertad condicional. Y en julio pasado, Hervis Rogers fue arrestado por cargos de voto ilegal porque emitió su voto mientras aún estaba en libertad condicional después de esperar más de seis horas en la fila durante las primarias presidenciales de 2020.

Ocurrió en Londres.

Los casos llamaron la atención nacional y enfurecieron a los críticos que veían ambos como intentos demasiado entusiastas de los republicanos de mostrarse duros en casos raros de votaciones inapropiadas.

El Centro Brennan para la Justicia en 2017 clasificó el riesgo de fraude en las boletas electorales entre 0,00004% y 0,0009%, según estudios de elecciones pasadas.

El representante estatal republicano Briscoe Cain, que había aprobado el amplio proyecto de ley de votación en la Cámara a principios de este año, dijo que apoyaba la enmienda para aclarar las reglas de votación para aquellos con condenas por delitos graves para garantizar que "las personas que hacen cosas inocentes" no sean perjudicadas por errores pasados.

Contáctanos