investigación policial

Policía: admite que, enfurecido, la mató con 58 puñaladas cuando la relación terminó

La policía dijo que el acusado discutió con la madre cuando su relación intermitente de dos años terminó recientemente, lo que llevó a un enfrentamiento con un cuchillo de cocina. 

Telemundo

El supuesto ‘amante hispano’ de la madre de Queens, Orsolya Gaal, fue acusado el jueves de su asesinato a sangre fría mientras el hijo de la mujer, de 13 años, dormía en la casa. Según la policía, el sujeto la apuñaló casi 60 veces después de confrontarla por su relación intermitente de dos años que terminó recientemente.

El hombre fue identificado como David Bonola, de 44 años, quien fue arrestado el miércoles por la noche después de que los agentes que recorrían el área en busca de imágenes de vigilancia lo identificaron. Bonola fue llevado al cuartel 112, donde hizo “declaraciones incriminatorias”, dijo el jefe de detectives de la Policía de Nueva York, James Essig, en una conferencia de prensa.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Bonola fue acusado de asesinato, manipulación criminal y posesión criminal de un arma por presuntamente apuñalar a Gaal, de 51 años, casi 60 veces en el sótano de su casa de Forest Hills con un cuchillo de cocina. El crimen ocurrió el sábado temprano, dijo la policía.

EL SANGRIENTO CASO OCURRIÓ EN UN BARRIO DE NUEVA YORK

Bonola, quien según la policía no tiene arrestos previos, fue empleado de mantenimiento de Gaal durante unos dos años. Según la investigación, durante ese tiempo tuvieron “una aventura íntima”, reveló Essig el jueves.

Según la policía, la pareja reinició su relación intermitente a principios de este mes, solo para romper nuevamente. Bonola “regresó … para hablar sobre la relación nuevamente”, agregó la jefa de policía, Julie Morrill, quien dirigió la investigación.

Se cree que el acusado llegó a la casa de Gaal en la madrugada del sábado, solo 10 minutos después de que la madre de dos adolescentes regresara tras una noche en el Lincoln Center y una breve visita a un bar local, dijo Essig.

La policía dijo que Bonola pudo haber usado una llave escondida de la que tiene conocimiento para ingresar a la vivienda. 

“Se produce una acalorada discusión entre los dos en el sótano. Se blandió un cuchillo, se produjo una lucha violenta, lo que resultó en que nuestra víctima fuera apuñalada brutal y despiadadamente más de 55 veces, lo que provocó su muerte”, dijo Essig.

“Bonola luego usó una bolsa de hockey que pertenecía al hijo de la señora Gaal, la colocó en la bolsa y, como mostró el video, se vio rodando el cuerpo por la acera, dejando un rastro de sangre por las calles de Forest Hills”, dijo Essig.

La mujer lleva desde 2008 en el corredor de la muerte acusada de matar a su hija de dos años, un crimen que ella dice nunca cometió.

Los detectives encontraron el arma homicida probable en la escena, así como su chaqueta, que aparentemente arrojó mientras huía de la escena.

Los detectives también encontraron donde parecía haber escondido sus botas, camiseta y vendajes empapados de sangre, dijo Essig.

Bonola sufrió cortes graves en ambas manos durante el ataque y recibió tratamiento en un hospital local, dijo la policía.

También admitió haber enviado mensajes de texto perturbadores a la familia de su víctima desde el teléfono de su amante asesinada, dijeron las autoridades.

La policía destacó que Bonola actuó solo.

“Solo quiero asegurarle al público y en especial a los residentes de Forest Hills que no hay más sospechosos destacados en este momento”, dijo Essig con el afán de apaciguar las preocupaciones de los residentes. 

La policía sospechó de inmediato que el asesino conocía a Gaal ya que no había señales de un allanamiento, además de que la violencia sugería que era personal y alimentada por la ira hacia ella.

Los investigadores se enfocaron en su personal de mantenimiento, entendiendo que la madre tenía una relación romántica, dijeron las fuentes.

El hijo de 13 años de Gaal estaba arriba de la casa en el momento en que su madre fue brutalmente asesinada en la planta baja. Su esposo de 53 años, Howard Klein, estaba en Oregón con su hijo de 17 años visitando universidades en ese momento.

Bonola confesó haber enviado mensajes amenazantes a Klein desde el teléfono de Gaal, incluida una advertencia: “Toda tu familia es la siguiente”.

Contáctanos