Política transgénero

El Pentágono elimina las restricciones de Trump a las tropas transgénero

Las nuevas regulaciones permitirán a las personas transgénero alistarse y servir en el ejército, y ofrecerán un acceso más amplio a la atención médica y asistencia con la transición de género, dicen los funcionarios.

GETTY IMAGES

WASHINGTON - El Pentágono eliminó este miércoles las políticas de la era Trump que prohibían en gran medida a las personas transgénero servir en el ejército, emitiendo nuevas reglas que les ofrecen un acceso más amplio a la atención médica y asistencia con la transición de género, dijeron funcionarios de defensa a The Associated Press.

Las nuevas regulaciones del departamento permiten a las personas transgénero que cumplen con los estándares militares alistarse y servir abiertamente en su género autoidentificado, y podrán obtener la atención relacionada con la transición médicamente necesaria autorizada por la ley, dijeron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato, para discutir decisiones internas que aún no se han hecho públicas.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Los cambios se producen después de una revisión del Pentágono de dos meses destinada a desarrollar pautas para la nueva política, que fue anunciada por el presidente Joe Biden pocos días después de que asumiera el cargo en enero.

La orden ejecutiva de Biden anuló la política de Trump e inmediatamente prohibió que cualquier miembro del servicio fuera expulsado del ejército por motivos de identidad de género. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, le dio al Pentágono dos meses para ultimar las regulaciones más detalladas que seguirán los servicios militares.

Las nuevas reglas también prohíben la discriminación basada en la identidad de género.

Austin también ha pedido un nuevo examen de los registros de los miembros del servicio que fueron dados de alta o se les negó el reenganche debido a problemas de identidad de género bajo la política anterior. Los resultados de esa revisión no se han publicado.

El presidente mexicano lo ve como una opción para resolver la crisis migratoria.

Hasta hace unos años, los miembros del servicio podían ser dados de baja del ejército por ser transgénero, pero eso cambió durante la administración Obama. En 2016, el Pentágono anunció que a las personas transgénero que ya estaban en el ejército se les permitiría servir abiertamente y que para julio de 2017 se les permitiría alistarse.

Sin embargo, después de que Donald Trump asumió el cargo, su gobierno retrasó la fecha de alistamiento y pidió estudios adicionales. Unas semanas más tarde, Trump tomó por sorpresa a los líderes militares y tuiteó que el gobierno no aceptaría ni permitiría que las personas transgénero sirvieran "en ninguna capacidad" en el ejército.

Después de una batalla legal larga y complicada y revisiones adicionales, el Departamento de Defensa en abril de 2019 aprobó una política que no llegó a una prohibición total, pero prohibió a las tropas y reclutas transgénero la transición a otro sexo y requirió que la mayoría de las personas sirvieran en lo que la administración llamado su "género de nacimiento".

Corea del Norte tildó de "provocación" lo dicho por el presidente de EEUU, Joe Biden, en respuesta a su reciente lanzamiento de misiles, asegurando que tiene derecho a la auto defensa y advirtiendo a Washington de posibles consecuencias si persisten estos comentarios.

Bajo esa política, las tropas transgénero que actualmente están en servicio y cualquier persona que haya firmado un contrato de alistamiento antes de la fecha de vigencia podría continuar con los planes de tratamientos hormonales y transición de género si se le hubiera diagnosticado disforia de género.

Pero después de esa fecha, no se permitió alistarse a nadie con disforia de género que estuviera tomando hormonas o que hubiera pasado a otro género. Las tropas que ya estaban en servicio y fueron diagnosticadas con disforia de género debían servir en el género asignado al nacer y se les prohibió tomar hormonas o someterse a una cirugía de transición.

Las nuevas políticas que se publicaron este miércoles son similares a las desarrolladas en 2016.

El presidente Joe Biden calificó la ley como una "atrocidad".

A partir de 2019, se estima que 14,700 soldados en servicio activo y en las reservas se identifican como transgénero, pero no todos buscan tratamiento. Desde julio de 2016, más de 1,500 miembros del servicio fueron diagnosticados con disforia de género; al 1 de febrero de 2019, había 1,071 en servicio actualmente. Según el Pentágono, el departamento gastó alrededor de $8 millones en atención a personas transgénero de 2016 a 2019. El presupuesto anual de atención médica de las fuerzas armadas supera los $50,000 millones.

Los cuatro jefes de servicio le dijeron al Congreso en 2018 que no habían visto problemas de disciplina, moral o preparación de la unidad con las tropas transgénero que prestaban servicio abiertamente en el ejército. Pero también reconocieron que algunos comandantes pasaban mucho tiempo con personas transgénero que estaban trabajando con los requisitos médicos y otros problemas de transición.

Contáctanos