salud

“Paciente de Nueva York”: Científicos habrían curado el VIH en una mujer por primera vez

La “paciente de Nueva York”, como se le llama a la mujer, porque recibió su tratamiento en el New York-Presbyterian Weill Cornell Medical Center en la Ciudad de Nueva York, fue diagnosticada con VIH en 2013 y leucemia en 2017.

Telemundo

NUEVA YORK - Un equipo de investigación de Estados Unidos informó que posiblemente haya curado el VIH en una mujer por primera vez. Sobre la base de los éxitos anteriores, así como de los fracasos, en el campo de la investigación de la cura del VIH, estos científicos utilizaron un método de trasplante de células madre de vanguardia que espera que amplíe el grupo de personas que podrían recibir un tratamiento similar a varias docenas al año.

La “paciente de Nueva York”, como se le llama a la mujer, debido a que recibió su tratamiento en el New York-Presbyterian Weill Cornell Medical Center en la Ciudad de Nueva York, fue diagnosticada con VIH en 2013 y de leucemia en 2017.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El procedimiento utilizado para tratar a la paciente de Nueva York, conocido como trasplante de haplocordón, fue desarrollado por el equipo de Weill Cornell para ampliar las opciones de tratamiento del cáncer. Sin embargo, ahora se ha convertido en una nueva esperanza contra el VIH.

CIENTÍFICOS REALIZARON UN MÉTODO DE TRASPLANTE DE CÉLULAS

La mujer recibió sangre de un cordón umbilical para tratar su cáncer. Las células madre provienen de un donante parcialmente compatible, en lugar de la práctica típica de un donante de médula ósea de raza y etnia similar a la del paciente. La paciente también recibió sangre de un pariente cercano para darle a su cuerpo defensas inmunológicas temporales mientras duraba el trasplante.

Los investigadores presentaron algunos de los detalles del nuevo caso el martes en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas en Denver, Colorado.

El género y los antecedentes raciales del nuevo caso marcan un importante paso adelante en el desarrollo de una cura para el VIH, dijeron los investigadores. Esto se debe a que el VIH progresa de manera diferente en mujeres que en hombres. Sin embargo, mientras que las mujeres representan más de la mitad de los casos de VIH en el mundo, representan solo el 11% de los participantes en los ensayos de cura.

Los poderosos medicamentos antirretrovirales pueden controlar el VIH, pero una cura es clave para poner fin a la pandemia de décadas. En todo el mundo, casi 38 millones de personas viven con el VIH y alrededor del 73 por ciento de ellas están recibiendo tratamiento.

Un trasplante de médula ósea no es una opción realista para la mayoría de los pacientes. Dichos trasplantes son altamente invasivos y riesgosos, por lo que en general se ofrecen solo a personas con cáncer que han agotado todas las demás opciones.

Carl Dieffenbach, director de la División de SIDA del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, una de las múltiples divisiones de los Institutos Nacionales de Salud que financia la red de investigación detrás del nuevo estudio de caso, dijo a NBC News que la acumulación de aparentes triunfos repetidos en curar el VIH “sigue brindando esperanza”.

Científicos dijeron que el hallazgo no es motivo de alarma.

En los Estados Unidos, los afroamericanos constituyen alrededor del 40% y los hispanos alrededor del 25% de los aproximadamente 1.2 millones de personas con VIH. Los blancos comprenden alrededor del 28%.

En el primer caso de lo que finalmente se consideró una cura exitosa del VIH, los investigadores trataron al estadounidense Timothy Ray Brown por leucemia mieloide aguda o AML. Recibió un trasplante de células madre de un donante que tenía una rara anomalía genética que otorga a las células inmunitarias a las que se dirige el VIH una resistencia natural al virus. La estrategia en el caso de Brown, que se hizo pública por primera vez en 2008, aparentemente ha curado el VIH en otras dos personas. Pero también ha fallado en una serie de otros casos. 

Brown se mantuvo libre de virus durante 12 años, hasta que murió en 2020 de cáncer. En 2019, se informó que otro paciente, más tarde identificado como Adam Castillejo, se curó del VIH, lo que confirma que el caso de Brown no fue una casualidad.

Investigadores médicos del sur de Texas encontraron un incremeto de dibates en personas con VIH en personas que residen en el Valle del Río Grande. El estudio encontró este aumento sobre todo en la población hispana mexicana.

Ambos hombres recibieron trasplantes de médula ósea de donantes portadores de una mutación que bloquea el VIH. La mutación se ha identificado en solo unos 20, 000 donantes, la mayoría de los cuales son descendientes del norte de Europa.

En los casos anteriores, cuando los trasplantes de médula ósea reemplazaron todos sus sistemas inmunológicos, ambos hombres sufrieron efectos secundarios punitivos, incluida la enfermedad de injerto contra huésped, una afección en la que las células del donante atacan el cuerpo del receptor. 

Brown casi muere después de su trasplante. El tratamiento de Castillejo fue menos intenso, pero en el año posterior a su trasplante perdió casi 70 libras, desarrolló pérdida auditiva y sobrevivió a múltiples infecciones, según sus médicos.

Este brasileño podría ser la primera persona en haber superado al virus usando únicamente medicación.

Por el contrario, la mujer en el último caso abandonó el hospital el día 17 después de su trasplante y no desarrolló la enfermedad de injerto contra huésped. Los investigadores creen que la combinación de la sangre del cordón umbilical y las células de su pariente podría haberle evitado muchos de los efectos secundarios brutales de un trasplante de médula ósea típico. 

La mujer, cuya edad e identidad no fueron revelados por motivos de privacidad, fue diagnosticada con VIH en junio de 2013. Los medicamentos antirretrovirales mantuvieron bajos sus niveles de virus. En marzo de 2017, le diagnosticaron leucemia mielógena aguda.

En agosto de ese año, recibió sangre de cordón umbilical de un donante con la mutación que bloquea la entrada del VIH a las células. Pero las células de la sangre del cordón umbilical pueden tardar unas seis semanas en injertarse, por lo que también recibió células madre sanguíneas parcialmente compatibles de un familiar de primer grado.

Las células de su pariente reforzaron su sistema inmunológico hasta que las células de la sangre del cordón umbilical se volvieron dominantes, lo que hizo que el trasplante fuera mucho menos peligroso, según la investigación. 

La paciente optó por suspender el tratamiento antirretroviral a los 37 meses del trasplante. Más de 14 meses después, ahora no muestra signos de VIH en los análisis de sangre, y no parece tener anticuerpos detectables contra el virus, señalan los investigadores. 

Contáctanos