ASESINATO DE HERMANITOS

“Los ahogué”: escalofriante confesión de madre tras la muerte de sus tres hijitos

Liliana Carrillo, de 30 años, no ha sido acusada de la muerte de sus hijos en el condado de Los Ángeles en espera de una mayor investigación.

Telemundo

LOS ÁNGELES, California - La madre hispana acusada de matar a sus tres hijos en medio de una amarga batalla por la custodia de los menores reconoció haberlos ahogado y asesinado para mantenerlos alejados de su padre en una vivienda en Reseda, vecindario de Los Ángeles.

En una entrevista en la cárcel, Liliana Carrillo, de 30 años, le dijo a la estación KGET-TV que quería "protegerlos" del abuso, informó la estación.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Los ahogué ... no quería que siguieran abusando de ellos", dijo Carrillo, quien fue entrevistada en el Centro de Detención Preventiva de Lerdo, en el condado de Kern. "Les prometí cuando nacieron que los protegería".

“Los abracé y los besé y me disculpé todo el tiempo”, dijo. "Yo amaba a mis hijos". “Ojalá mis hijos estuvieran vivos, sí. ¿Desearía no tener que hacer eso? Sí. Pero prefiero que no sean torturados y abusados ​​de forma regular por el resto de sus vidas".

"Para aclarar: ¿Usted asesinó a sus hijos?", le preguntó el periodista, a lo que ella respondió: "Sí, yo los maté".

Carrillo tenía los brazos amarrados a la cintura y a un yeso o una venda en el brazo izquierdo. Lloró varias veces durante la entrevista de casi media hora.

Los hijos de Carrillo, Joanna Denton Carrillo, de 3 años, su hermano de 2 años, Terry, y su hermana de 6 meses, Sierra, fueron encontrados muertos el sábado por su abuela materna en su apartamento en el vecindario de Reseda, en Los Ángeles.

Carrillo fue arrestada más tarde ese día en el condado de Tulare, casi 200 millas (322 kilómetros) al norte de la escena.

Una abuela entró en un apartamento de Reseda el sábado por la mañana y encontró que sus tres pequeños nietos habían sido apuñalados hasta la muerte, dijo la policía de Los Ángeles. Unas horas más tarde, la madre de los niños fue arrestada como la principal sospechosa de los asesinatos después de que presuntamente robó un vehículo y viajó más de cuatro horas al norte de Bakersfield.

"LOS AMO Y LO SIENTO"

Carrillo dijo que espera pasar el resto de su vida en prisión. Cuando se le preguntó cuál era su mensaje final para sus hijos, respondió: "Los amo y lo siento". 

En la entrevista, Carrillo dijo que había conducido hacia el norte con la intención de caer por un acantilado y quitarse la vida, pero el automóvil se atascó en una zanja y, en cambio, tomó el vehículo de algunas personas que se habían detenido para ayudarla.

Sin embargo, se declaró inocente el miércoles en una sala de audiencias del condado de Kern de cuatro delitos graves de robo de auto, intento de robo de auto y robo de auto.

Carrillo no ha sido acusada de la muerte de sus hijos en el condado de Los Ángeles en espera de una investigación más profunda.

La abuela de las víctimas los encontró sin vida dentro de una vivienda, según las autoridades. Todos los niños eran menores de 5 años.

DISPUTA POR LA CUSTODIA DE LOS NIÑOS

La policía no ha revelado el motivo de los asesinatos. Pero los documentos judiciales mostraron que hubo una amarga disputa por la custodia entre Carrillo y el padre de los niños, Erik Denton. Los niños estaban bajo custodia de la madre hispana.

Temiendo por su seguridad, Denton solicitó la custodia ante un tribunal el 1ero de marzo, alegando que Carrillo estaba sufriendo de delirio y se había llevado a los niños y se había negado a decirle dónde estaban. Carrillo, a su vez, presentó una orden de restricción en su contra y afirmó que Denton era un alcohólico que pudo haber abusado sexualmente de su hijo mayor.

Los documentos judiciales de Denton hablan de la depresión posparto de Carrillo después del nacimiento de su segundo hijo. Comenzó la terapia pero la abandonó. Ella se automedicó con marihuana, afirmó. En mensajes de texto y publicaciones en las redes sociales, dijo cosas como "Ojalá nunca hubiera tenido hijos" y amenazó con suicidarse.

Carrillo también creía que ella era "la única responsable" de la pandemia de coronavirus, escribió Denton, y pensaba que Porterville, donde la familia había vivido hasta finales de febrero, era el hogar de una "red gigante de tráfico sexual".

Hispana acusada del asesinato de sus tres hijos enfrenta cargos por robo de auto

SUPUESTOS ABUSOS DEL PADRE DE LOS MENORES

En su entrevista, Carrillo dijo que había lidiado con la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático toda su vida y que había buscado un terapeuta para la depresión posparto, pero afirmó que era su esposo quien representaba una amenaza para los niños.

Carrillo alegó que su hija y un hijo habían mostrado signos de abuso y que ella había intentado, pero no pudo obtener ayuda a través de los trabajadores sociales y las fuerzas del orden.

“Simplemente se las iban a entregar al papá”, dijo.

Carrillo buscó una orden de restricción temporal en el condado de Los Ángeles. A través de los tribunales, Denton y Carrillo acordaron intercambiar los días de Denton para ver a los niños, unas horas cada dos domingos.

Se suponía que el domingo pasado sería su segunda visita con los niños según el nuevo horario.

Adrián González, acusado del asesinato, secuestro y abuso sexual de la pequeña Maddy podría quedar en libertad debido a la ley SB1391 que estipula que los delincuentes juveniles, sin importar el crimen que cometieron, deben permanecer en el tribunal de menores hasta cumplir los 25 años.
Contáctanos