Insólito

Compra por $35 resultó ser un busto romano perdido desde la Segunda Guerra Mundial

Una mujer compró el artefacto en una tienda Goodwill en Austin, Texas, sin imaginarse de la historia que llevaba detrás.

Telemundo

SAN ANTONIO — Un busto de mármol que una mujer de Texas compró por unos $35 en una tienda de segunda mano se exhibe temporalmente en un museo de San Antonio luego de que expertos determinaran que se trataba de una escultura de siglos de antigüedad desaparecida en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

El busto, que la coleccionista de arte Laura Young encontró en Goodwill en 2018, perteneció a la colección del rey Luis I de Baviera, según el Museo de Arte de San Antonio, que exhibe temporalmente la pieza hasta que sea devuelta a Alemania el próximo año.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El antiguo busto romano data del siglo I a.C. o el siglo I d. C. y los historiadores creen que puede representar a un hijo de Pompeyo el Grande, quien fue derrotado en la guerra civil por Julio César, dijo el museo. La escultura fue vista por última vez en Aschaffenburg, Alemania, y los expertos creen que un soldado tomó la escultura y la llevó a Estados Unidos, dijo el museo.

Un consultor de Sotheby's identificó la obra y la autenticó aún más, dijo el museo.

“Estamos muy contentos de que una parte de la historia bávara que creíamos perdida haya reaparecido y pronto podrá volver a su ubicación legítima”, dijo Bernd Schreiber, presidente de la Administración de Palacios, Jardines y Lagos Estatales de Baviera.

Young dijo que hubo algunos meses de “intensa emoción” después de enterarse de la historia detrás de la pieza, que encontró en el piso debajo de una mesa en Goodwill en Austin, Texas.

Young llegó a un acuerdo para devolver el busto a Alemania con la ayuda de un abogado que se especializa en derecho internacional del arte, informó la estación de radio KUT de Austin. Los términos de ese acuerdo eran confidenciales.

“Pero fue agridulce porque sabía que no podía quedarme ni vender el (busto)”, dijo. “De cualquier manera, me alegro de haber sido una pequeña parte de (su) larga y complicada historia, y se veía genial en la casa mientras lo tuve”.

Contáctanos