El pequeño Gabriel fue torturado hasta su muerte, ahora su madre pide revisen su condena

Pearl Sinthia Fernández se declaró culpable de tortura y asesinato de su hijo de 8 años en 2013 y fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional en 2018

Telemundo

LOS ANGELES, California - Una mujer del sur de California que se declaró culpable del asesinato en primer grado de su hijo de 8 años -quien fue golpeado de manera rutinaria, desnutrido, obligado a dormir en un armario y torturado hasta su muerte en 2013- pidió una nueva audiencia en su caso.

Pearl Sinthia Fernández, quien fue condenada junto con su novio, Isauro Aguirre, por el asesinato de Gabriel Fernández en mayo de 2013, alega en la petición de nueva sentencia que ahora no puede ser declarada culpable de homicidio en primer grado o asesinato en segundo grado por los cambios recientes realizados en la ley estatal.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Una audiencia sobre la petición de nueva sentencia está programada para el 1ero de junio ante el juez de la Corte Superior de Los Ángeles, George G. Lomeli, quien condenó a la mujer de 37 años en junio de 2018 a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

“Las políticas y directivas y estas nuevas leyes creadas por la Legislatura están animando a los asesinos de niños a solicitar una nueva sentencia”, dijo el fiscal adjunto de distrito Jonathan Hatami a City News Service. “Esto es completamente injusto para las familias sobrevivientes y sus seres queridos.

El fiscal prometió estar en la audiencia y “seguir luchando por justicia para Gabrie”.

“Las familias ahora tienen que revivir todo el horror que se perpetró sobre un niño pequeño e indefenso. Sobre la base de todas las pruebas presentadas ante el gran jurado, que se hizo público, y el juicio con jurado, Pearl Fernández fue un participante importante en la tortura y el asesinato del pequeño Gabriel. La evidencia mostró claramente que Pearl Fernández agredió físicamente, abusó, torturó y mató de hambre a Gabriel durante un período de ocho meses que lo llevó a la muerte”.

Los cuatro estaban acusados de fallar en proteger al pequeño.

ESTREMECEDORES DETALLES DEL MALTRATO Y ASESINATO

Fernández se declaró culpable en febrero de 2018 y admitió la alegación de circunstancia especial de asesinato que implicaba la imposición de tortura. Se había enfrentado a una posible sentencia de muerte si el caso en su contra había ido a juicio y si había sido declarada culpable de los cargos.

Durante el juicio de Aguirre, los fiscales dijeron a los miembros del jurado que a Gabriel lo golpeaban de forma rutinaria, le disparaban con una pistola de aire comprimido, lo obligaban a comer heces de gato y a dormir dentro de un pequeño armario mientras estaba amordazado y atado.

Hatami llamó a Aguirre un hombre “malvado” al que “le gustaba torturar” al niño y lo hizo de manera sistemática en los meses previos a la muerte del niño. Aguirre odiaba a Gabriel porque pensaba que el niño era gay, según el fiscal.

El niño tenía 7 años cuando comenzó el abuso y fue asesinado tres meses después de cumplir 8 años.

Un grupo de residentes del Valle del Antelope decidieron pintar un mural con el rostro del pequeño que murió a manos de su madre y el novio de ella. 

"EL CASO DE TORTURA MÁS ATROZ"

La declaración de culpabilidad se produjo unos dos meses después de que los jurados recomendaran que Aguirre fuera condenado a cadena perpetua por el asesinato del niño. Aguirre, ahora de 40 años, no podrá salir de la cárcel.

“Quiere decir que la conducta fue animal, pero eso estaría mal porque incluso los animales saben cómo cuidar a sus crías ... Va más allá de lo animal’', dijo el juez que sentenció a la pareja hispana, y señaló que esperaba que el dos acusados ​​se despertaran en medio de la noche pensando en lo que le habían hecho al niño.

Al negar una moción automática para reducir la recomendación del jurado de una sentencia de muerte para Aguirre a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, el juez citó las repetidas golpizas, ataduras, quemaduras y hambrunas del niño. El juez también negó la moción de la defensa de un nuevo juicio para Aguirre.

“... Este caso es sin duda el caso de tortura más grave y atroz que este tribunal haya presenciado”, dijo Lomeli. “El peso de este factor por sí solo es simplemente enorme”.

En una breve declaración poco antes de ser sentenciada, la madre del niño dijo: “Quiero decirle a mi familia que lo siento por lo que hice ... Ojalá Gabriel estuviera vivo. Todos los días deseo haber tomado mejores decisiones”.

El personal del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles fue a la casa de la familia en la cuadra 200 de East Avenue Q-10 en Palmdale, el 22 de mayo de 2013, en respuesta a una llamada de que Gabriel no respiraba. Ese día fue declarado con muerte cerebral y dos días después le retiraron el soporte vital.

El espeluznante asesinato de Gabriel Fernández, un niño latino de solo ocho años, da pie a "The Trials of Gabriel Fernández", la nueva serie documental de Netflix que, más allá de este horrendo crimen, explora los fallos y errores del sistema de protección a menores en Estados Unidos.

EL PAPEL DEL NOVIO DE LA MADRE EN EL MALTRATO DE GABRIEL

Uno de los abogados de Aguirre, Michael Sklar, sostuvo que Fernández fue quien golpeó al niño con un cinturón, le disparó con una pistola de aire comprimido y fue responsable de gran parte del abuso antes de su muerte.

“Creo que ambos se señalaron con el dedo, lo que a veces sucede en casos de coacusados”, respondió Hatami después de la declaración de Fernández.

“La evidencia se mostró y nuestra oficina creyó que ambos eran igualmente culpables en el caso, y creo que la evidencia lo demostró”.

El juez estuvo de acuerdo y dijo que la evidencia indicaba que Aguirre era un “participante importante”.

“Con base en la evidencia general presentada al jurado, el acusado Aguirre no fue de ninguna manera un participante pasivo en los crímenes”, dijo entonces el juez, y agregó que estaba convencido de que la participación de Aguirre fue “mayor, personal y activa”.

La muerte del niño y los arrestos de Fernández y Aguirre provocaron una protesta por el manejo del caso por parte de los trabajadores sociales del condado de Los Ángeles, quienes tenían múltiples contactos con la familia.

Isauro Aguirre y Pearl Sinthia Fernández escucharon su sentencia sin mostrar removimiento alguno. Aguirre sentenció la pena de muerte

Contáctanos