Texas

Declaratoria de emergencia en Texas podría provocar cierre de albergues de niños migrantes

La medida ordena que a nivel estatal se nieguen o suspendan licencias a resguardos de menores que han cruzado ilegalmente la frontera.

AUSTIN, Texas - Una medida del gobernador de Texas, Greg Abbott, para cerrar más de 50 refugios que albergan a unos 4,000 niños migrantes podría interrumpir seriamente el programa federal que ya enfrenta una capacidad limitada para cuidar adecuadamente a los menores que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU, entidad que se ocupa de los niños migrantes, dijo el miércoles que no tenía la intención de cerrar ninguna instalación, pero que estaba "evaluando" la declaración de desastre del gobernador republicano expedida el martes.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

La proclamación ordena a una agencia estatal que deniegue o suspenda, dentro de un plazo de 90 días, las licencias para las instalaciones de cuidado infantil que albergan a niños migrantes.

Los grupos que representan a los niños migrantes y los reúnen con sus familias dijeron que la orden podría ser perjudicial porque podría significar que más menores sean enviados a instalaciones masivas y sin licencia que, según los abogados y defensores, ponen en peligro su salud y seguridad.

Abbott sostiene que el gobierno federal no puede obligar a Texas a seguir emitiendo licencias estatales en respuesta a un problema federal.

El gobierno de los Estados Unidos financia 56 refugios en Texas, de unos 200 refugios autorizados en el país. El último censo realizado el 19 de mayo mostró que hay 4,223 niños en 52 de esos refugios con licencia estatal, según la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas.

La agencia recibió instrucciones de eliminar las licencias y envió un aviso a los proveedores el miércoles diciéndoles que detuvieran sus operaciones antes del 30 de agosto.

Después de esa fecha, dice, "si todavía está brindando atención a personas que no están legalmente presentes en los Estados Unidos bajo un contrato con el gobierno federal, la HHSC tomará las medidas necesarias para cumplir con la proclamación".

La medida muy inusual de ordenar una declaración de desastre, generalmente reservada para desastres naturales o crisis de salud, se produce en medio de las críticas de Abbott sobre un número récord de cruces fronterizos en los últimos meses.

Abbott también ha criticado las instalaciones de emergencia que carecen de licencias estatales, que pueden terminar acogiendo a más niños si su orden logra cerrar los refugios más pequeños.

A algunos analistas les preocupa que la declaración de desastre pueda sentar un precedente para que otros gobernadores republicanos frustren los esfuerzos de la administración Biden para aumentar la capacidad en una red de refugios autorizados.

A un mes del feriado del 4 de Julio, el mandatario está enfocado en cumplir su objetivo de tener al 70% de los adultos vacunados con al menos una dosis, y nombró a junio como "mes de acción" para completar esta meta.

Los gobernadores de Iowa y Nebraska han rechazado las solicitudes federales para albergar a niños migrantes, diciendo que se oponen a la postura del presidente Joe Biden sobre el cuidado de menores antes de que se reúnan con su familia en los EEUU.

"Esta es una táctica clara y preocupante para politizar una crisis humanitaria", dijo Krish O’Mara Vignarajah, jefe del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados, en un comunicado. "Debido a que los refugios con sede en Texas comprenden una parte significativa de la capacidad de los EEUU, esta orden podría causar un daño real y en detrimento grave del bienestar de los niños".

La creciente llegada de niños migrantes ha puesto a prueba a la administración de Biden que ha tenido que recoger a casi 19,000 niños que viajaban solos a través de la frontera mexicana en marzo y otros 17,000 más en abril.

Las cifras récord se producen cuando la administración decidió eximir a los niños no acompañados de los poderes federales relacionados con la pandemia para expulsar de inmediato a la mayoría de los migrantes del país sin darles la oportunidad de buscar asilo.

La pandemia también ha significado una menor capacidad en los refugios pequeños y medianos que atienden a menores. El programa perdió miles de camas debido a las restricciones de COVID-19, lo que redujo el recuento a alrededor de 7,100 en febrero.

Con menos camas en refugios más pequeños y un número creciente de niños que abarrotan las estaciones de la Patrulla Fronteriza, la administración Biden otorgó enormes contratos a empresas privadas para instalar instalaciones de emergencia sin licencia en centros de convenciones, bases militares y otros lugares importantes en marzo.

Estos lugares se asemejan a refugios de evacuación de huracanes con poco espacio para jugar y sin privacidad, y los críticos dicen que los contratistas no están equipados para cuidar adecuadamente a los menores.

Contáctanos