Cuomo Bajo la Lupa

“No hay forma de que renuncie”: gobernador de NY pide esperar por pesquisa de fiscal general

Karen Hinton, una de las principales exempleadas de Cuomo y más tarde consultora de HUD, alega que el exgobernador fue físicamente inapropiado con ella.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Otras dos exasistentes del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijeron el sábado en tres publicaciones, incluida nuestra cadena hermana NBC 4, que Cuomo fue físicamente inapropiado con ellas.
  • Ana Liss le dijo al Wall Street Journal que el gobernador le tocó la espalda y le besó la mano. Por otro lado, Karen Hinton le señaló al Washington Post y a nuestra cadena hermana NBC 4 que la abrazó en una habitación de hotel con poca luz.
  • En las últimas dos semanas, al menos cinco mujeres han denunciado públicamente que Cuomo tuvo comportamientos inapropiados con ellas. Docenas de demócratas ahora piden su renuncia.

NUEVA YORK - El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dejó clara su posición el domingo y dijo que no renunciaría a su cargo luego de que dos nuevas exempleadas lo acusaran en publicaciones, el sábado en la noche, de conducta inapropiada.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"No hay forma de que renuncie. Hagamos la investigación de la fiscal general, obtengamos los hallazgos y luego miramos desde allí", dijo Cuomo en una conferencia telefónica el domingo. “Fui elegido por la gente del estado, no fui elegido por los políticos. No voy a renunciar por acusaciones", agregó.

Además de la investigación de la fiscal general del estado sobre las acusaciones de acoso sexual hechas por exasesoras del gobernador, un número creciente de legisladores estatales, de ambos partidos políticos, dicen que el gobernador debe renunciar a su cargo. Hasta ahora, al menos cinco mujeres en las últimas dos semanas han presentado acusaciones contra al gobernador donde hablan de un comportamiento físico y verbal inapropiado.

Es un comportamiento que el gobernador ha negado rotundamente al ofrecer una disculpa a cualquiera que interprete sus acciones como un "coqueteo no deseado". El gobernador dice que "no son ciertas" las últimas acusaciones hechas por Karen Hinton, quien fue una vez una de las principales asesoras de Cuomo en sus días como secretario de HUD.

"Toda mujer tiene derecho a presentarse, eso es cierto. Pero la verdad también importa y lo que ella dice no es cierto. Ha sido una de mis adversarias políticas durante mucho tiempo", dijo Cuomo el domingo.

Hinton alega que Cuomo supuestamente la abrazó de manera "inapropiada" y "poco ética" en las habitaciones de un hotel de California hace 21 años. Ella dice que Cuomo, quien era el entonces miembro del gabinete, se sobrepasó con ella durante una reunión que se suponía iba a ser sobre una conferencia de prensa. Ella dice que Cuomo la abrazó, y dice que podía sentir físicamente que él estaba sexualmente excitado.

"Comenzó a hacerme preguntas personales. Me sentí incómoda con esa conversación. Así que me levanté para irme y él caminó desde su sofá y me abrazó íntimamente. No fue solo un abrazo. Fue un abrazo íntimo. Me aparté. Me trajo de regreso. Me alejé de nuevo y dije 'mira, necesito dormir un poco, me voy'", dijo Hinton a nuestra cadena hermana News 4 en su primera entrevista televisiva sobre el incidente.

"Fue inapropiado. Ambos estábamos casados. Trabajé para él y era demasiado para hacerlo tan personal e íntimo", afirmó.

Los líderes de Nueva York han estado divididos sobre lo que vendrá después, pero el apoyo a la investigación de la fiscal general sigue siendo unánime. El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, hablando apenas unas horas antes de la llamada del domingo de Cuomo, dijo que las acusaciones eran "profundamente preocupantes" y que estaban "en manos muy capaces", las de la fiscal general del estado, Tish James.

La líder de la mayoría del Senado estatal, Andrea Stewart-Cousins, prestó su voz a los pedidos de renuncia de Cuomo el domingo, días después de decir que haría tal demanda si saliera a la luz una acusación más creíble.

"Todos los días hay otro relato que se aleja de los asuntos del gobierno. Tenemos denuncias sobre acoso sexual, un ambiente de trabajo tóxico, la pérdida de credibilidad en torno a los datos del asilo de ancianos relacionados al COVID-19 y preguntas sobre la construcción de un importante proyecto de infraestructura", dijo Stewart-Cousins. "Nueva York todavía se encuentra en medio de esta pandemia y todavía enfrenta los impactos sociales, sanitarios y económicos de la misma. Necesitamos gobernar sin distracciones diarias. Por el bien del estado, el gobernador Cuomo debe dimitir".

El presidente de la asamblea, Carl Heastie, cuya cámara iniciaría cualquier posible juicio político contra Cuomo, había apoyado previamente los pedidos de una investigación independiente que ahora está iniciando el fiscal general. Pero el domingo, Heastie cuestionó la capacidad del gobernador para liderar bajo tal confusión y dijo que era hora de que el gobernador "considerara seriamente" su puesto.

"No me distrae y no creo que nadie deba distraerse tampoco", dijo Cuomo sobre las acusaciones de acoso sexual. Pero sus palabras entran en conflicto directo con sus declaraciones anteriores, especialmente una publicada en 2018 cuando pidió al entonces fiscal general Eric Schneiderman que renunciara por acusaciones públicas de agresión.

Cultura tóxica:

Las nuevas acusaciones hechas el sábado, una detallada en el Wall Street Journal y la otro de Hinton en News 4 y en el Washington Post, pordrían aumentar la presión sobre el gobernador de tres mandatos.

Ya más de 25 demócratas en todos los niveles de gobierno han pedido a Cuomo que renuncie, un giro sorprendente para alguien que hace solo unos meses era considerado un posible favorito para la nominación presidencial del partido en 2024.

El Wall Street Journal informó que, según Ana Liss, exasistente de políticas y operaciones de Cuomo desde 2013 a 2015, el gobernador le preguntó si tenía novio, la llamó "cariño", le tocó la parte baja de la espalda y una vez le besó la mano mientras se levantaba de un escritorio.

Liss le dijo al periódico que era parte de un patrón de comportamiento que sentía que degradaba sus logros simplemente porque era mujer.

Cuomo también abordó directamente las declaraciones publicadas el sábado por Liss: "Esa es mi forma de bromear de forma amistosa. Tomo fotos con personas en eventos ceremoniales. Nos tomamos fotos con personas. Si la pregunta va a ser con cuántas personas te tomaste fotos…pero nunca quise hacer que nadie se sintiera que no estaba bienvenido de ninguna manera. Si cambian las costumbres, cambiaré las costumbres y los comportamientos".

El periódico escribió que habló con más de 30 funcionarios actuales o anteriores de Cuomo que describieron un ambiente de trabajo increíblemente intenso, uno que algunos caracterizaron como "tóxico".

La historia del Journal se produjo pocos minutos después de una historia separada del Washington Post, que también citaba entrevistas extensas con más de 20 exempleados de Cuomo sobre lo que supuestamente era un lugar de trabajo "tóxico", y en el que supuestamente se preguntaba de forma rutinaria a las mujeres jóvenes sobre sus vidas amorosas.

La oficina de Cuomo también emitió una declaración sobre la historia del Post, refiriéndose específicamente a las acusaciones sobre la cultura del lugar de trabajo:

 "La gente de este estado eligió al gobernador para que los represente cuatro veces durante los últimos 14 años y saben que él trabaja día y noche para ellos. No es ningún secreto que estos son trabajos duros, y el trabajo es exigente, pero tenemos un alto equipo de nivel con muchos empleados que han estado aquí durante años, y muchos otros que se han ido y regresado. El gobernador es directo con los empleados si su trabajo es deficiente porque la gente de Nueva York se merece nada menos que la excelencia", decía el comunicado.

Queda por ver cómo reaccionarán los legisladores y aliados del gobernador ante los nuevos cargos. A principios de esta semana, la líder de la mayoría del Senado estatal, Andrea Stewart-Cousins, dijo que si había una acusación más creíble contra Cuomo, sería hora de que renunciara.

Más allá de la investigación de James, que se encuentra en sus primeros días, los fiscales federales también están analizando el manejo estatal de los datos sobre las muertes por COVID-19 en hogares de ancianos. Los informes de esta semana sugirieron que los ayudantes más cercanos de Cuomo eliminaron datos de un informe el verano pasado que indicaban que las muertes en hogares de ancianos eran un 50 por ciento más altas de lo que dijo la oficina del gobernador.

Los portavoces de Cuomo han negado cualquier irregularidad en ese caso específico, o en general con el manejo de los asilos de ancianos.

Contáctanos