ASALTO AL CAPITOLIO

Oficiales agredidos declaran ante comisión que investiga el asalto al Capitolio

El comité tiene la misión de esclarecer por qué ocurrió el asalto, quién es responsable, y qué puede hacerse para evitar otro suceso similar.

Telemundo

WASHINGTON - Cuatro policías que defendieron el Capitolio de Estados Unidos durante el asalto de una turba el 6 de enero comenzaron a testificar el martes ante una nueva comisión de la Cámara de Representantes, afirmando incluso que tuvieron miedo de morir.

En sus emotivos relatos recordaron cómo fueron golpeados mientras trataban de contener a cientos de partidarios del entonces presidente Donald Trump que los abrumaron, rompieron ventanas y puertas e interrumpieron la certificación de la victoria presidencial del demócrata Joe Biden por parte del Congreso.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Así es como voy a morir, defendiendo esta entrada”, declaró el martes el sargento de policía del Capitolio Aquilino Gonell al recordar sus pensamientos de ese día.

Gonell relató a los investigadores de la Cámara de Representantes que podía sentir que le faltaba el aire mientras era aplastado por la turba formada por partidarios de Trump, cuando trataba de repelerlos y proteger al Capitolio y a los legisladores.

Él y otros tres policías brindaron sus relatos sobre el ataque, a veces enjugándose las lágrimas y otras reprendiendo a los legisladores republicanos que se resistieron a la investigación y que aceptaron la minimización que hizo Trump a la violencia de ese día.

Junto con la proyección de un video explícito de las peleas cuerpo a cuerpo, los agentes describieron cómo fueron golpeados mientras mantenían a raya a la turba.

El agente de la Policía Metropolitana Michael Fanone, que acudió apresuradamente al lugar del asalto, le dijo al panel que fue “agarrado, golpeado, atacado con descargas eléctricas, y todo mientras me llamaban traidor a mi país”.

Recordó que la turba lo dejó de golpear sólo cuando dijo que tenía hijos. Sin embargo, el ataque le provocó un infarto.

Daniel Hodges, también un policía de la capital estadounidense, dijo que recordaba haber echado espuma por la boca y haber pedido ayuda a gritos cuando los alborotadores lo aplastaron entre dos puertas y lo golpearon en la cabeza con su propia arma. Dijo que “no tenía ninguna duda” de que los participantes del asalto estaban allí para matar a miembros del Congreso.

El policía del Capitolio Harry Dunn dijo que varios alborotadores, tal vez 20 personas, le gritaron una palabra racista mientras él intentaba evitar que entraran a la cámara. Dijo que nunca había experimentado tales insultos raciales portando el uniforme. Dijo que al final de ese día, se sentó en la Rotonda del Capitolio, justo debajo de la cúpula, y sollozó.

La primera audiencia de la comisión tuvo lugar en momentos en que los republicanos están minimizando e incluso a veces negando totalmente los hechos y tildando a la comisión de parcializada hacia los demócratas. Los demócratas están decididos a usar la investigación para recordarle al país la gravedad de lo ocurrido y cómo los guardias que tienen la responsabilidad de velar por la seguridad del Capitolio fueron gravemente heridos por los asaltantes.

“Lo que queremos mostrar con estas audiencias es cuál fue la realidad para estos valientes oficiales de policía en el frente de batalla”, comentó Adam Schiff, representante demócrata que es parte de la comisión.

Mientras una comisión especial de la Cámara Baja investiga el asalto, el sargento recuerda las agresiones que sufrió.

“Queremos demostrar cómo quedaron totalmente abrumados y cuán militarizados estaban los integrantes de la turba de insurrectos”, añadió.

La comisión actualmente está compuesta por siete congresistas demócratas (Zoe Lofgren, Adam Schiff, Pete Aguilar, Stephanie Murphy, Jamie Raskin, Bennie Thompson, y Elaine Luria) y dos republicanos moderados: Adam Kinzinger, y Liz Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney.

Las autoridades estiman que, el 6 de enero, unas 10,000 personas marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio para impedir que se ratificara la victoria de Biden. Cinco personas murieron y cerca de 140 agentes fueron agredidos por manifestantes partidarios de Trump.

Hasta ahora, unas 550 personas han sido imputadas por cargos relacionados con el asalto de enero, incluidas 165 personas acusadas de delitos de agresión a la autoridad.

Contáctanos