cirugías estéticas

Cobraban $4,000: buscan a víctimas de acusadas de inyectar peligrosa sustancia en los glúteos

Una mujer conocida como "La Tía" y su hija fueron acusadas de la muerte de una joven actriz después de una cirugía clandestina.

Telemundo

LOS ÁNGELES - La policía está buscando a víctimas adicionales de una madre y su hija acusadas de realizar ilegalmente cirugías de aumentos de glúteos con inyecciones de silicona líquida y de causar la muerte de una aspirante actriz en el sur de California.

Karissa Rajpaul, de 26 años, murió después de una serie de inyecciones realizadas por una mujer conocida como “La Tía”. Ella está acusada, junto con su hija, de asesinato tras realizar operaciones a pesar de no tener licencia en Los Ángeles.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

"Así es como lo anunciaba, todo el mundo la conoce como ‘La Tía’", dijo Bob Dinlocker, detective de homicidios de LAPD Valley Bureau. Las acusadas promocionaban sus servicios en redes sociales y cobraban entre $3,500 y $4,000 por sesión.

Libby Adame y su hija, Alicia Gómez, fueron arrestadas y acusadas del asesinato de la joven actriz, quien falleció en octubre del 2019 luego de la cirugía practicada por las acusadas, según información oficial.

La muerte de Rajpaul fue catalogada como homicidio debido a una disfunción cardiopulmonar aguda tras recibir inyecciones de silicona intramuscular e intravascular, según la oficina del médico forense.

El detective Dinlocker dijo que Adame y Galaz le realizaron a la joven actriz tres procedimientos estéticos y que la mujer murió después del tercero. Ninguna de las dos estaba certificada para realizar este tipo de procedimientos, según autoridades.

La familia de Dulce Herrera dice que ella había viajado a México para hacerse una cirugía para bajar de peso, pero luego de regresar a Arizona su salud tuvo problemas.

La policía cree que hay más víctimas que fueron tratadas con la peligrosa mezcla de silicona líquida. Cuando esta peligrosa sustancia llega al torrente sanguíneo ataca el corazón, el cerebro y los riñones.

"Estas son prácticas médicas muy peligrosas y sin licencia que se están propagando a través de las redes sociales", dijo Alan Hamiliton, el subdirector de LAPD, quien agregó que cree que las víctimas tienen miedo de presentarse debido a la vergüenza social.

"Necesitamos que las otras mujeres afectadas se presenten porque necesitamos averiguar si hay otras víctimas que estén desfiguradas permanentemente o que hayan fallecido como resultado de algunos de estos procedimientos y que hayan sido víctimas de un acto delictivo", agregó.

El dúo de madre e hija transportaban sus suministros médicos a hogares privados sin tener en cuenta ninguna contingencia de emergencia, dijo la policía. Y si sucedía algo malo, las sospechosas desaparecían, dejando que los paramédicos llegaran a una emergencia médica desconocida, dijo la policía.

La policía insta que si eres víctima de esto, incluso si es vergonzoso admitirlo, quieren hablar con usted. Puede comunicarse con la División de Homicidios de LAPD Valley Bureau al 818-374-9550, o conectarse en línea y enviar una pista anónima a www.lapdonline.org o llamar al 1-877-LAPD (5273) -247.

Contáctanos