Black Lives Matter

Caso George Floyd: Biden firma orden ejecutiva para reformar prácticas policiales

Al cumplirse dos años de la muerte de Floyd, el presidente de EEUU da un paso adelante ante la nula respuesta del Congreso.

GETTYN IMAGES

WASHINGTON – Con el Congreso estancado sobre cómo abordar el racismo y el uso excesivo de la fuerza, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva sobre vigilancia policial este miércoles, cuando se cumplen dos años de la muerte de George Floyd. Biden, durante el acto, condenó nuevamente la masacre escolar en Uvalde, Texas.

La decisión refleja la lucha de Biden por usar los poderes limitados de su cargo para hacer avanzar sus promesas de campaña, así como su intento de lograr un equilibrio entre la policía y los grupos de derechos civiles en un momento en que las crecientes preocupaciones sobre el crimen están eclipsando los llamados a la reforma.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

La mayor parte de la orden se centra en las agencias federales de aplicación de la ley, por ejemplo, requiriendo que revisen y modifiquen las políticas sobre el uso de la fuerza. También crearía una base de datos para ayudar a rastrear la mala conducta de los oficiales, según la Casa Blanca.

Aunque el gobierno no puede exigir a los departamentos de policía locales que participen en la base de datos, cuyo objetivo es evitar que los agentes problemáticos salten de un trabajo a otro, los funcionarios están buscando formas de utilizar los fondos federales para fomentar su cooperación.

Además, la orden restringiría el flujo de equipo militar excedente a la policía local.

El expolicía Derek Chauvin solo podría ser condenado a un máximo de 12 años de prisión por cada uno de los dos cargos principales, y a cuatro años por el tercer cargo.

"GEORGE FLOYD NOS DESPERTÓ"

El reverendo Al Sharpton describió la orden de Biden como “un paso importante” que mostró que el presidente “tomó la iniciativa” cuando el Congreso no actuó, pero dijo que los activistas “nunca se darían por vencidos” en impulsar la legislación.

“George Floyd nos despertó y no deberíamos volver a dormir”, dijo Sharpton en un comunicado.

Biden estuvo junto a familiares de Floyd, cuyo asesinato a manos de la policía de Minneapolis provocó protestas en todo el país hace dos años.

Fue la serie de manifestaciones más grande en la historia de Estados Unidos, que ocurrió en medio de los bloqueos de coronavirus y la campaña de reelección divisiva del presidente Donald Trump.

Sin embargo, ha resultado difícil transformar la protesta inicial en un cambio político.

Cuando cuatro oficiales fueron condenados el año pasado por matar a Floyd, Biden instó al Congreso a aprobar una legislación para reformar la policía antes del aniversario de su muerte.

El veredicto de culpabilidad fue "no suficiente", dijo, y "no podemos detenernos aquí".

El presidente habló sobre sus objetivos para eliminar el racismo, la discriminación contra la comunidad LGBT y la violencia de género.

CREAR ESTRATEGIAS ANTE LA INMOVILIDAD DEL CONGRESO

Sin embargo, no se aprobó ninguna legislación y las conversaciones bipartidistas se prolongaron y luego se rompieron.

La Casa Blanca finalmente decidió seguir adelante con las acciones ejecutivas en lugar de esperar al Congreso.

En septiembre, el Departamento de Justicia restringió el uso por parte de los agentes federales de las órdenes de arresto, que permiten a los agentes del orden ingresar a una casa sin anunciar su presencia, y actualizó su política para prohibir que los agentes utilicen llaves de estrangulamiento en la mayoría de las circunstancias.

Pero extender tales reglas a la policía local es más desafiante, y los funcionarios de la Casa Blanca han pasado meses en negociaciones con grupos de derechos civiles y organizaciones policiales.

El conjunto de pólizas resultante es menos amplio de lo que se buscaba originalmente, sin mencionar el retraso de un año.

“Sabemos muy bien que una orden ejecutiva no puede abordar la crisis policial de Estados Unidos de la misma manera que el Congreso tiene la capacidad de hacerlo, pero tenemos que hacer todo lo que podamos”, dijo un comunicado del presidente de la NAACP, Derrick Johnson.

La orden va más allá de las cuestiones relacionadas con la mala conducta y el uso de la fuerza. También evaluaría el impacto del software de reconocimiento facial en las libertades civiles, buscaría formas de reducir la propagación de COVID-19 en las instalaciones correccionales federales y sugeriría mejores formas de recopilar datos sobre las prácticas policiales.

La investigación eventualmente podría sentar las bases para más cambios dentro de la aplicación de la ley estadounidense en el futuro.

Contáctanos