Tu dinero

CNBC: lo que debes saber antes de declararte en quiebra

Declararse en bancarrota no es un trámite financiero sencillo. Esta marca queda en el historial crediticio por 10 años, pero para algunos puede ser la única salida.

Telemundo

Las solicitudes de quiebra personal han disminuido drásticamente desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, pero con el aumento de las tasas de interés y la disminución del alivio del gobierno, es probable que las cifras de presentación aumenten durante este año, dicen los expertos.

“Recibí más llamadas en las últimas semanas que en los seis meses anteriores”, dijo Charles Juntikka, un abogado con sede en Nueva York que se especializa en leyes de bancarrota.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

El abogado de bancarrotas David Leibowitz, jefe de Lakelaw, con sede en Chicago, dijo que su firma "ya ha visto que las presentaciones en el área de Chicago aumentaron en aproximadamente un 25% en los últimos dos meses".

La variedad de programas gubernamentales de estímulo, créditos fiscales mejorados y protecciones contra desalojos y ejecuciones hipotecarias de préstamos implementados en los últimos dos años han reducido la cantidad de solicitudes de quiebra.

Sin embargo, los cierres de la comunidad y el malestar general por el COVID-19 también pueden ser un factor, sugiere Juntikka. “Es difícil para las personas enfrentar el hecho de que necesitan presentar una declaración”, dijo. “Se necesita energía emocional y se sienten culpables por ello", indicó.

“Por cada persona a la que ayudo, hay cuatro o cinco que se sienten miserables”, aseguró.

La bancarrota puede sentirse como un punto bajo para los estadounidenses con problemas financieros, pero también es un nuevo comienzo y una oportunidad para salir del agujero que solo parece profundizarse para muchos.

No es un proceso fácil. Una declaración de bancarrota permanece en tu historial crediticio durante 10 años y dificulta la obtención de un préstamo o una hipoteca.

“Si puedes pagar tus deudas fuera de la bancarrota, deberías hacerlo”, dijo Leibowitz, expresidente del Comité de Bancarrotas de Consumidores del Instituto Estadounidense de Bancarrotas. “Sin embargo, si tu salario está siendo embargado, tu automóvil ha sido incautado y las agencias de cobro te están acosando, la bancarrota puede ser imperativa”, indicó.

Si has decidido que la bancarrota es tu mejor opción, tu primera decisión debe ser contratar a un abogado que te ayude en el proceso. Puedes presentar una demanda ante los tribunales por tu cuenta, pero el costo de los errores es alto.

¿Bajo qué capítulo del código se debe presentar? ¿Qué formularios necesitas completar? ¿Qué errores debes evitar? La ley de bancarrota es compleja y, si bien puedes ahorrar dinero al presentar la declaración por tu cuenta, podrías perder mucho más a la larga.

QUÉ HACER ANTES DE SOLICITAR LA BANCARROTA

El proceso de quiebra implica una serie de pasos y procedimientos que deben seguirse. El tipo de declaración de bancarrota que elijas dependerá de tus circunstancias.

Las presentaciones de bancarrota del Capítulo 7, que representan una gran mayoría de las presentaciones personales, en última instancia pueden cancelar la mayoría, aunque no todas, las deudas personales.

La pensión alimenticia, las deudas tributarias y los préstamos estudiantiles se encuentran entre las responsabilidades que pueden quedar para los peticionarios.

La mayor parte de tu propiedad está sujeta a incautación y venta, aunque existen algunas excepciones, como los saldos de las cuentas de jubilación.

Para calificar para el Capítulo 7, debes aprobar una prueba de medios. Esencialmente, tu ingreso debe ser menor que el ingreso medio del estado donde presentas tu solicitud. De lo contrario, debes presentar la solicitud bajo el Capítulo 13 del código.

En esa situación, se pueden perdonar algunas deudas no garantizadas y es posible que puedas conservar algunos bienes personales, pero básicamente crea un plan de pago de la deuda, generalmente durante un período de cinco años.

Estos son los pasos individuales que debes seguir en una declaración de bancarrota:

  • Reúne los documentos que necesitarás, incluidas declaraciones de impuestos, talones de pago, estados de cuenta bancarios, de corretaje y de jubilación, tasaciones de bienes raíces y otros activos que posees, registros de vehículos y cualquier otro documento relacionado con las deudas que debes o los activos que posees.
  • Todas las personas que se declaran en bancarrota deben completar un curso de asesoría crediticia tanto antes como después de la presentación. La tarifa suele ser inferior a $50 y se puede eximir si no puedes pagarla.
  • Completa e imprime los formularios de bancarrota apropiados, obtén tu tarifa de presentación ($338 por una presentación del Capítulo 7 en un tribunal federal), presenta los formularios en el tribunal y envía por correo los documentos necesarios a tu síndico de bancarrota designado.
  • Asiste a la reunión, probablemente en línea, de tus acreedores con tu síndico. Tiene lugar aproximadamente un mes después de que se presenta tu caso.

Todos estos pasos son esenciales, y tener un abogado puede ayudarte a asegurarte de que no cometas errores.

QUÉ NO HACER ANTES DE DECLARAR LA BANCARROTA

El mayor error que comete la gente al declararse en bancarrota es intentar engañar al sistema. Todos tus activos pueden ser embargados en una bancarrota y no revelarlos todos puede resultar en cargos criminales

Simplemente mira el ejemplo del tenista Boris Becker, que actualmente cumple tiempo en la cárcel en el Reino Unido por ocultar activos. No transfieras propiedades a familiares o amigos antes de presentar la solicitud. Será devuelta.

Tampoco maximices tus recursos crediticios antes de presentar tu solicitud. El tribunal no lo verá con buenos ojos. Nunca uses fondos de cuentas de jubilación para pagar deudas.

“La verdad y la transparencia son fundamentales para el proceso de quiebra”, dijo Leibowitz. “Los deudores honestos tienen un nuevo comienzo, mientras que los deshonestos pueden potencialmente ir a la cárcel”, añadió.

QUÉ HACER DESPUÉS DE LA BANCARROTA

Declararse en bancarrota puede parecer un fracaso, pero hay vida después de la quiebra. Leibowitz aconseja a los clientes que sigan los siguientes pasos para volver a poner sus vidas en orden:

  • Establece un presupuesto al que puedas apegarte.
  • Abre una cuenta de ahorros y ahorra los ingresos de un mes para proporcionar un colchón financiero para gastos inesperados.
  • Obtén una tarjeta de crédito asegurada y úsala solo para gastos que puedas pagar a fin de mes.
  • Paga tu alquiler y facturas a tiempo.
  • Revisa tu informe de crédito con regularidad para asegurarte de que no queden deudas canceladas en la bancarrota pendientes en tu perfil.
  • Si sigues un plan disciplinado, puedes mejorar rápidamente tu perfil de crédito e incluso ser elegible para una hipoteca de la Administración Federal de Vivienda en tan solo tres años.

“Hay tal estigma asociado con la bancarrota”, dijo Leibowitz. “Pero la idea de rehabilitación y perdón está integrada en nuestra constitución", agregó.

“La bancarrota puede dar a las personas una segunda oportunidad”, concluyó.

Contáctanos