Piden investigar presuntos negocios de Clinton con Rusia

El fiscal general Sessions quiere investigar un negocio de uranio con una empresa rusa.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La pesquisa se haría por un supuesto tráfico de influencias cuando era secretaria de Estado. (Published martes 14 de noviembre de 2017)

    El secretario de Justicia, Jeff Sessions, dejó abierta la posibilidad de designar un fiscal especial para investigar transacciones de la Fundación Clinton y un negocio de uranio durante la presidencia de Barack Obama, dijo el Departamento de Justicia en respuesta a inquietudes de legisladores republicanos.

    El departamento dijo en una carta a la Comisión Judicial de la Cámara Baja que Sessions ordenó a varios fiscales federales “evaluar ciertos asuntos” planteados últimamente por los legisladores, entre ellos denuncias de que la Fundación Clinton se benefició con un negocio de uranio en el que participó una empresa respaldada por Rusia.

    El presidente Donald Trump mismo ha implorado reiteradamente al Departamento de Justicia, a través de las redes sociales, que investigue la transacción. En una serie de mensajes por Twitter se lamentó de no tener mayor influencia sobre los asuntos del departamento.

    Los fiscales deben responder a Sessions y a su segundo, Rod Rosenstein, si recomiendan iniciar nuevas investigaciones, si los asuntos que están siendo investigados requieren mayores recursos y si sería necesario designar un fiscal especial para realizar una investigación, informó el presidente del a Comisión Judicial, el representante republicano Robert Goodlatte.

    La designación de un nuevo fiscal especial, sea en respuesta a pedidos de legisladores o del mismo Trump, probablemente provocará críticas y quejas de influencia política indebida sobre un departamento que se supone debe funcionar de manera independiente de los partidos.

    Aunque el Departamento de Justicia es parte del poder ejecutivo y sus prioridades históricamente están alineadas con las del presidente, se supone que la Casa Blanca no debe ejercer influencia sobre las decisiones de los procuradores en casos particulares.

    El departamento trató de responder a esas inquietudes en su carta, en la que el subsecretario Stephen Boyd dijo que éste “jamás evaluará un asunto sino sobre la base de los hechos y la ley”.

    “El profesionalismo, la integridad y la confianza pública en el trabajo del departamento es crucial para nosotros, ninguna prioridad es mayor”, añadió.

    No obstante, la medida sigue a una serie de declaraciones públicas de Trump que según los observadores borran la demarcación clara entre la presidencia y el departamento.

    Últimamente, el presidente ha multiplicado los tuits en los que se pronuncia sobre asuntos del departamento, pide investigar a los demócratas y reta a Sessions a que sea más agresivo en la persecución de sus oponentes políticos, sobre todo en la investigación de la Fundación Clinton. En ocasiones ha insinuado que la continuidad de Sessions en el puesto podría correr peligro.

    Trump tacha investigación de "caza de brujas" y culpa a Clinton

    Trump tacha investigación de "caza de brujas" y culpa a Clinton

    Evitó comentar la noticia de que se han formulado los primeros cargos dentro de la investigación de Mueller sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones.

    (Publicado domingo 29 de octubre de 2017)

    “Todos se preguntan por qué el departamento de Justicia (y FBI) no indagan en toda la deshonestidad de la Corrupta Hillary y demócratas...”, tuiteó Trump a principios de mes.