Asesino de secta satánica rompe el silencio con pedido

Thomas Kokoraleis ahora vive en un centro cristiano en Aurora, IL.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se muda a Aurora: así vivirá asesino de secta satánica

    Thomas Kokoraleis de 58 años fijó su residencia en un centro cristiano de Aurora, Illinois.

    (Publicado lunes 1 de abril de 2019)

    ILLINOIS- Un asesino convicto y exmiembro de la “Pandilla Destripadora", responsables de matar a casi 20 mujeres en la década de los 80, rompió el silencio tras quedar en libertad y dijo que solo quiere que lo "dejen en paz".

    Thomas Kokoraleis de 58 años y quien ahora reside en un centro cristiano en Aurora, le dijo al diario Beacon-News que no quiere tener contacto con las familias de las víctimas de la secta satánica a la que pertenecía, que quiere ser un mejor cristiano y que no será una amenaza para los residentes.

    "Solo quiero que me dejen en paz y que me dejen hacer mis cosas aquí", dijo Kokoraleis quien había sido sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de Lorraine Ann Borowski, de 21 años de edad, en el 1982.

    Después de que anularon su condena inicial, Kokoraleis se declaró culpable en la fase posterior a cambio de permanecer en prisión por 70 años y el viernes pasado fue liberado del Illinois River Correction Center en las afueras de Peoria.

    Posteriormente, Kokoraleis llegó hasta el cuartel de la policía de Aurora en donde se registró en la lista de ofensores sexuales de Illinois y pasó a vivir en una facilidad del centro “Wayside Cross”.

    "Quiero ser un mejor cristiano, y haré todo lo posible para convertirme en un miembro productivo de la sociedad. No seré una amenaza para Aurora y sus ciudadanos. Lo juro. Estoy dispuesto a trabajar duro para cambiar mi forma de ser.", dijo en la entrevista mientras se limpiaba las lágrimas.

    En tanto el alcalde de Aurora, Richard Irvin dijo que la situación le preocupaba y que es un riesgo que los residentes no deberían enfrentar.

    “Aunque aprecio todas la cosas buenas que Wayside Cross Ministries hace por nuestra comunidad, su decisión sugiere que ellos no aprecian plenamente el impacto que la presencia de Kokoraleis en sí tendrá en la comunidad en general”, dijo Irvin.

    El alcalde se refirió a su trabajo anterior como fiscal y dijo que ha sido testigo de cómo las personas pueden cambiar para mejorar, pero que también ha visto que puede ocurrir “lo contrario”.

    “Estoy totalmente en desacuerdo con la decisión de Wayside Cross Ministries de permitir a que Kokoraleis resida en su institución en Aurora”.

    En respuesta los representantes de Wayside Cross Ministries dijeron que entienden la preocupación del alcalde, pero tienen la obligación moral de aceptar a Kokoraleis.

    "Esperamos que la oficina del alcalde también aprecie lo que representamos y nos permita mantenernos fieles a nuestra misión de empoderar a los afligidos e impotentes por medio del evangelio de Jesucristo."