Nace bebé en el mar en rescate de migrantes

Nace bebé en el mar en rescate de migrantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Nace bebé en el mar en rescate de migrantes
    Getty Images
    Algunos políticos italianos aseguraron que sus regiones no podían admitir a ninguno de los migrantes rescatados del Mar Mediterráneo.

    ROMA, ITALIA - Embarcaciones italianas de rescate llevaron a miles de migrantes a los puertos al sur del país, incluyendo una bebé nacida a bordo de un buque de la Marina, mientras los refugios tanto en Sicilia como en territorio continental italiano enfrentaban dificultades para encontrarles espacio.

    Mientras tanto, algunos políticos del norte de Italia aseguraron que sus regiones no podía admitir a ninguno de los migrantes rescatados del Mar Mediterráneo.

    [Otro tema que te puede interesar: Bebé rescatado de los escombros en Nepal]

    En el período de tres días que terminó el domingo se rescataron de las costas al norte de Libia a 6,771 sobrevivientes que viajaban en abarrotadas e inseguras embarcaciones y endebles barcos de pesca liderados por traficantes de personas, según reportes de la Guardia Costera italiana. También se encontraron 10 cadáveres tanto en las embarcaciones como en altamar.

    Las aguas tranquilas y las temperaturas templadas han impulsado el aumento en el tráfico de personas, al igual que el mes pasado, cuando se rescataron a casi 6,000 migrantes durante unos cuantos días de temperaturas agradables. Italia no ha dado a conocer hasta ahora la cifra oficial de inmigrantes recibidos en abril, pero la gran cantidad de embarcaciones rescatadas sugiere que en este año se rebasarán los 170,000 inmigrantes rescatados en alta mar en 2014.

    La Marina informó que una mujer, que el domingo estaba de parto durante el rescate, dio a luz en uno de sus barcos patrulleros. Madre e hija se encontraban a salvo en la embarcación, que llevaba a 654 inmigrantes rescatados en cuatro operaciones.

    Otros rescatistas tuvieron tareas mucho menos satisfactorias. Un carguero italiano, uno de varios buques comerciales que se unieron el domingo a las operaciones de salvamento, recuperó dos cadáveres, informó la Marina.

    El aumento en la cantidad de migrantes ha colocado a las ciudades costeras y a las organizaciones humanitarias a trabajar en busca de camas. Muchos de los rescatados solicitarán asilo debido a persecuciones en guerras y con la esperanza de encontrar familiares en el norte de Europa. Pero hasta que no se procesen sus solicitudes, lo que podría demorar varios meses, deben seguir en Italia.

    [Nota Relacionada: Italia rescata 3,700 migrantes]

    En Reggio Calabria, donde 780 inmigrantes desembarcaron en la punta de la península italiana, la prioridad era mantener a las familias unidades, muchas de ellas en un gimnasio, y se le brindaba asistencia médica a 14 bebés en los hospitales locales. Cerca de otros 540 migrantes de Reggio Calabria fueron llevados a las regiones de la Toscana o Emilia Romagna, al norte del país.

    El ministro del Interior, Angelino Alfano, visitó el lunes Sicilia y se reunió con autoridades locales para estudiar como albergar a tal cantidad de migrantes.

    El gobernador de Lombardía, con sede en Milán, pidió que no se aceptaran más inmigrantes.

    "En unos cuantos días estaré en Roma y le repetiré esto al ministro del Interior, de que Lombardía ya hizo su parte", dijo el gobernador Roberto Maroni, según la agencia de noticias ANSA. "Si hay fondos disponibles, deberán gastarse en nuestros ciudadanos y no en los (migrantes) clandestinos".

    Cerca de 800 migrantes se ahogaron el mes pasado cuando la embarcación en que viajaban naufragó cerca de Libia. Los traficantes habían encerrado a cientos dentro del barco. Tras ese incidente, autoridades de la Unión Europea tuvieron una reunión de emergencia y acordaron contribuir a las operaciones de rescate en el Mediterráneo con más embarcaciones y patrullaje aéreo.

    Organizaciones caritativas italianas han aportado para dar a los migrantes alimentos, camas y un lugar seguro para socializar.

    "Debemos darnos cuenta de que la inmigración no es un problema que Italia pueda enfrentar sola", dijo el reverendo Antonio Pangallo, quien dirige la organización de caridad Caritas en Reggio Calabria. "Espero que ellos (los políticos) no se interesen en el problema únicamente cuando volvamos a vivir, espero que no, otro genocidio en aguas del Mediterráneo. Italia necesita ayuda".