Puerto Rico, un mes después de María