Mueren 137 en ataques a mezquitas en Yemen

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    EFE
    Tres terroristas suicidas atacaron el viernes mezquitas repletas de fieles. .

    Un total de 137 personas murieron y 345 resultaron heridas en cuatro ataques con explosivos en dos mezquitas controladas por los rebeldes en Saná, la capital yemení, informó el viernes una red de televisión de los rebeldes chiíes en Yemen.

    La televisora Al Masirah informó la nueva cifra de muertos horas después de los atentados, la ola de violencia más fuerte que golpea a este país.

    Tres terroristas suicidas atacaron el viernes mezquitas repletas de fieles. Los atentados son los primeros a gran escala contra mezquitas frecuentadas tanto por musulmanes chiíes como suníes.

     

    [Fotos: los indomables peshmerga son pieza clave contra ISIS]

     

    Los ataques tuvieron como blanco dos mezquitas controladas por rebeldes chiíes: la de Badr, en el sur de Saná, y la de al-Hashoosh, en la parte norte de la capital.

    Ninguna organización se atribuyó de inmediato la responsabilidad, pero los rebeldes hutíes son enemigos jurados de la poderosa rama yemení de Al Qaeda, considerada por Washington la más peligrosa de las afiliadas a la organización terrorista. Partidarios del rival grupo Estado Islámico en Yemen celebraron los atentados en Twitter.

    Según Al Masirah, el ataque ocurrió durante las oraciones del mediodía, tradicionalmente la hora de más concurrencia en la semana. Dijo que los hospitales estaban solicitando donaciones urgentes de sangre.

    Testigos dijeron que al menos dos atacantes se inmolaron dentro de la mezquita Badr. Uno caminó dentro del recinto y detonó su explosivo, causando pánico entre las decenas de fieles que trataron de huir. Fue entonces cuando un segundo suicida atacó en medio de la multitud aterrorizada.

    Un testigo en la mezquita al-Hashoosh dijo que la explosión lo hizo volar dos metros de distancia.

    "Cabeza, piernas y brazos de las personas muertas estaban regadas en el piso de la mezquita", dijo Mohammed al-Ansi a The Associated Press. Agregó que la "sangre estaba corriendo como un río".

    Al-Ansi agregó que muchas personas resultaron heridas gravemente por los vidrios que cayeron de las ventanas de la mezquita. Recordó correr hacia la puerta junto con otro sobreviviente y escuchar a un hombre gritar "¡regresen, salven a los heridos!".

    El canal de la televisión chií trasmitió imágenes dentro de la mezquita al-Hashoosh, donde voluntarios utilizaban cobijas ensangrentadas para trasladar a las víctimas. Entre los fallecidos había un niño pequeño. Los cuerpos fueron alineados en el piso de la mezquita y trasladados en camionetas.

    Los ataques ocurren un día después de intensas batallas en la ciudad sureña de Aden, entre tropas leales al ex presidente y al actual mandatario, que dejaron 13 muertos y obligaron a cerrar el aeropuerto internacional.

     

    Los rebeldes chiíes, conocidos como hutíes descendieron desde sus bastiones en el norte y se apoderaron de la capital en septiembre.

     

    En Yemen se encuentra la rama más peligrosa y activa del mundo de la red terrorista Al Qaeda.