Obama busca paga a trabajadores enfermos

Obama busca paga a trabajadores enfermos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    EFE

    El presidente Barack Obama lanzó el jueves una nueva ofensiva para que los padres que trabajan y otros empleados del sector privado reciban su salario si están enfermos o piden licencia por problemas familiares, al presentar la Casa Blanca propuestas que podrían beneficiar a decenas de millones.

    La mayoría de ellas requieren acción del Congreso, controlado por los republicanos.

    Vídeo: Obama busca paga a trabajadores enfermos

    Vídeo: Obama busca paga a trabajadores enfermos
    (Publicado jueves 15 de enero de 2015)

    "Cuarenta y tres millones de estadounidenses no reciben pago cuando están ausentes por enfermedad", dijo Obama tras una conversación a la hora del almuerzo sobre cómo equilibrar los asuntos del trabajo y los de la familia con un grupo de mujeres en un café de Baltimore que ofrece este beneficio a sus pocos empleados. "Es una estadística muy asombrosa", manifestó.

    Obama dijo que el tema va más allá de la demografía y la geografía, pero "la buena noticia es que podemos hacer algo al respecto".

    La Casa Blanca informó que el mandatario tocará el tema en su discurso del Estado de la Unión que pronunciará el jueves por la noche ante una sesión conjunta del Congreso.

    Obama quiere que el Congreso, los estados y las ciudades aprueben medidas para dejar que los trabajadores se ganen hasta una semana de ausencias pagadas por enfermedad al año. También pedirá más de dos mil millones de dólares con el fin de alentar a los estados a crear programas de ausencia pagada por enfermedad o problema familiar.

    Obama también propondrá que el Congreso apruebe una legislación dándoles a los trabajadores federales hasta seis semanas adicionales más de ausencia pagada por paternidad.

    Antes de viajar a Maryland, instruyó a las agencias federales que adelantaran seis semanas de ausencias pagadas por enfermedad para que los trabajadores pudieran usarlas también por motivos familiares. El tiempo de ausencia tendría que ser repuesto posteriormente.

    La Casa Blanca indicó que los detalles sobre cómo planea Obama obtener esos dos mil millones de dólares serán dados a conocer el mes próximo.

    Más de 40 millones de trabajadores del sector privado no tienen acceso a ningún tipo de pago por ausencia por motivos de salud, dijo Valerie Jarrett, asesora de la Casa Blanca, lo que significa que los cheques llegan con cifras menores en caso de que los empleados tengan que quedarse en casa por enfermedad o porque tienen que cuidar a alguien que esté enfermo.

    Las mujeres componen casi la mitad de la fuerza laboral y casi el 75% de las madres trabajan fuera de casa, de acuerdo a estadísticas federales.

    Refiriéndose a que el panorama económico actual del país es positivo, Obama dijo que la flexibilidad que brindan las políticas de ausencias pagadas de salud "a la larga fortalecerán nuestra economía".

    Comentó que el dueño del café en Baltimore ha ofrecido paga por encima del salario mínimo y ausencias pagadas por enfermedad a sus empleados desde que abrió sus puertas a finales de 2010. Ese tipo de inversión "rinde dividendos", dijo Obama, como una menor tasa de renuncias de empleados.

    El representante republicano John Kline, de Minnesota, presidente de la comisión de la cámara baja que supervisa los problemas en la fuerza laboral, dijo que más intervenciones del gobierno no son la respuesta a lo que está asfixiando a las familias trabajadoras. Se refirió a una legislación que la cámara controlada por los republicanos aprobó hace dos años para permitir que los trabajadores se tomen tiempo libre pagado a cambio de laborar horas extras. El gobierno de Obama amenazó con vetar ese proyecto de ley, que no avanzó en el Senado controlado por los demócratas.

    "El presidente ha mostrado una y otra vez que su única respuesta a los desafíos que enfrentan las familias trabajadoras es imponer más encargos a los sitios de trabajo", afirmó Kline. "Para estas fechas el presidente ya debería tener claro que su enfoque no está funcionando y que el pueblo estadounidense merece algo mejor", concluyó.