Minorías cambian rostro del Partido Republicano

Minorías cambian rostro de candidatos republicanos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El flujo de balseros cubanos se ha detenido
    Getty Images
    El sobrino del ex presidente George W. Bush ganó el cargo de comisionado de tierras de Texas.

    WASHINGTON — El Republicano ha sido tachado por mucho tiempo como el partido de los hombres blancos, pero los rostros de sus miembros más ambiciosos están cambiando: su siguiente generación de posibles candidatos presidenciales podría incluir a dos senadores hispanos, un gobernador de ascendencia india, una empresaria y un neurocirujano negro.

    En un grupo que podría exceder la decena de aspirantes republicanos a la Casa Blanca, casi todos tienen entre 40 y 60 años, mientras que uno de los hombres blancos más viejos habla español con fluidez y está casado con una mujer nacida en México.

    [Relacionado: Jeb Bush explorará lanzarse a presidencia de EEUU]

    El diverso grupo es motivo de orgullo para los republicanos que han propugnado por ser un partido más incluyente.

    "Esta es una nación diversa, y necesitamos ser un partido diverso", dijo Carly Fiorina, ex directora general de Hewlett-Packard y la única mujer republicana que abiertamente sopesa postularse para 2016. "Eso no significa que sacrifiquemos nuestros principios, pero sí significa que necesitamos parecernos, entender y empatizar con la nación".

    Los estrategas republicanos tienen esperanzas de que una gama más diversa de candidatos les ayude a atraer a la creciente población integrada por minorías, la cual le ha dado a los demócratas una decisiva ventaja en las últimas dos elecciones presidenciales.

    No obstante, está por verse si cambiar los rostros de los mensajeros republicanos será suficiente para recuperar la Casa Blanca en 2016. Como lo han señalado sus detractores, los republicanos han enajenado a algunos votantes pertenecientes a minorías al impulsar leyes que exigen identificación a los votantes —las cuales afectan desproporcionadamente a quienes no son de raza blanca—, a la vez que se resisten a implementar cambios importantes en los sistemas de inmigración y de justicia criminal.

    "Van a tener que tomar una decisión sobre si van a formar una coalición multirracial significativa mediante el respeto y defensa de los derechos de todas las personas de este país, o si van a seguir con el electoralismo que ha dañado la reputación del Partido Republicano desde los días de Barry Goldwater", dijo Benjamin Jealous, ex presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra.

    [Fotos: George P. Bush miembro de realeza política]

    El Partido Republicano ha tenido problemas para ganarse el apoyo de las minorías desde que el presidente demócrata Lyndon B. Johnson promulgó la Ley de Derechos Civiles en 1964. Goldwater, el aspirante presidencial republicano, se opuso, pero Jealous y otros indican que hay señales esperanzadoras en una generación numerosa y diversa de republicanos encaminados a las elecciones de 2016.

    El senador por Florida Marco Rubio y su homólogo por Texas Ted Cruz son hispanos, mientras que el gobernador de Luisiana es el primer gobernador indio-estadounidense en Estados Unidos.

    El ex gobernador de Florida Jeb Bush anunció hace poco planes para "explorar activamente" una candidatura presidencial. Con 61 años, es uno de los posibles candidatos republicanos de mayor edad. Habla español con fluidez, está casado con una mujer de origen mexicano y uno de los temas más importantes para él es la posibilidad de una reforma migratoria que incluya un mecanismo para naturalizar a los inmigrantes que viven ilegalmente en el país.

    [Relacionado: Surge nuevo grupo de candidatos latinos]

    En las filas de posibles candidatos también está el senador por Kentucky Rand Paul, un republicano de extracción libertaria que tiene demostrada capacidad para atraer a los votantes jóvenes y a las minorías. Paul, quien es de raza blanca, fue el único republicano presidenciable en visitar Ferguson, Missouri, hace unas semanas, cuando la ciudad estaba dividida por las tensiones raciales derivadas de la muerte de un adolescente negro a manos de un policía blanco.

    El neurocirujano retirado Ben Carson, quien creció en Detroit, puede hablar de temas raciales desde una perspectiva incomparable, dado que es el único afroamericano hasta ahora entre los posibles aspirantes presidenciales republicanos.

    La supervivencia del Partido Republicano podría depender de su capacidad para expandir su alcance más allá de su base formada por varones de raza blanca. Ello de acuerdo con el Comité Nacional Republicano, que encargó una revisión de la elección presidencial de 2012 que encontró que su posición es "precaria" debido a los cambios demográficos del país.

    "Estados Unidos está cambiando demográficamente, y a menos que los republicanos puedan mejorar nuestra aceptación, los cambios inclinan la balanza cada vez más hacia el lado demócrata", escribieron los autores.

    Como lo indica el reporte de 2013, el electorado estadounidense era 88% de raza blanca en 1980, de acuerdo con encuestas a boca de urna. Los votantes blancos representaron sólo 72% de quienes participaron en la elección presidencial de 2012.

    Para el 2050, pronostica el Centro Pew Hispano, ese porcentaje bajará a 47%.