Miami, Ayer y Hoy

Miami, Ayer y Hoy

Un viaje en el tiempo

Miami, Ayer y Hoy: circo y serpentarium

Miami siempre contó con más de un atractivo. Conoce aquí la fascinante historia.

Miami, Ayer y Hoy: circo y serpentarium

Reinaban el asombro y emoción entre quienes presenciaban ese desfile de animales que solo veían en películas. (Publicado viernes 8 de noviembre de 2019)

Los elefantes caminaban por Flagler. Así se anunciaba que había llegado el circo a Miami. Así los ejercitaban y trasladaban al lugar donde se realizaría la función.

“Casi todos los elefantitos eran hembras, porque los machos, cuando entraban en celo, era complicado por el nivel de la testosterona”, comparte el artista circense Ariel Flores.

Reinaban el asombro y emoción entre quienes presenciaban ese desfile de animales que solo veían en películas. Durante más de un siglo, Ringling Brothers & Barnum hizo funciones, pero en el 2017 cesó sus operaciones.

El anuncio fue en Miami. Tras una función, reunieron a todos los empleados: el circo llegó a su fin.

“Dicen ellos que había gente llorando, muy triste porque era su vida. Pensar que después de 146 años se iba a cerrar un circo como este era muy triste para todo el mundo”, dice Ariel Flores.

“La razón era por tantas asociaciones de protección de los animales. Ya se había quitado el uso de los elefantes. La gente iba básicamente para ver a los elefantes entonces cuando esto pasó el circo empezó a tener perdidas”, añade.

Miami siempre contó con más de un atractivo. El serpentarium fue un lugar fundado en 1946 por Bill Haast, un piloto de Pan American que buscaba un lugar barato para realizar algo que le fascinaba.

Lo encontró y llegó a recibir a unos 50,000 turistas cada año. Daba cinco shows cada día. Se ponía una bata blanca de laboratorio, extraía veneno de las serpientes y lo vendía para experimentos científicos.

El lugar, que también albergó cocodrilos, guarda su historia buena y mala.

“Un niño de 6 años cayó dentro del área de los cocodrilos y fue mordido y eventualmente murió”, relata el guía turístico Martin Crossland. “Y eso le afectó a Haast. El luego entro y mató al cocodrilo con su propia arma, pero le entró la pena y lo cerró”.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS