Familias siguen viviendo bajo carpas