'En los hospitales no se consigue ni una gasa', dicen médicos venezolanos

Médicos llegaron hasta la frontera con Colombia para exigir que entre la ayuda humanitaria.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Guaidó dice que no permitir entrada de ayuda es un crimen de lesa humanidad

    Mientras tanto, un grupo de venezolanos protestaron en la frontera para que se permita la entrada de medicinas al país.

    (Publicado domingo 10 de febrero de 2019)

    CÚCUTA, COLOMBIA. Un grupo de médicos venezolanos de diferentes especialidades dicen que muchos de sus pacientes están muriendo por falta de medicinas e insumos.

    Por eso decidieron reunirse este domingo frente al puente fronterizo de tienditas, a pocos metros del lugar donde se almacena la ayuda humanitaria que empezó a llegar el fin de semana.

    Niño venezolano hace artesanías con bolívares

    [MI] Niño venezolano hace artesanías con bolívares

    El menor de 12 años se gana la vida haciendo artesanías con billetes de bolívar en Cúcuta.

    (Publicado sábado 9 de febrero de 2019)

    “Buscamos que el gobierno venezolano entre en razán y se dé cuenta que es una  ayuda humanitaria para todos”, dijo el doctor Pedro Farias, médico traumatólogo.

    “Ya basta, ya tienen que hacerse a un lado y permitir que el pueblo venezolano pueda resurgir”, dijo por su parte la doctora Rosy Carrillo, cardióloga venezolana.

    Cardiólogos, cirujanos, anestesiólogos, entre otros,  llegaron hasta el puente fronterizo por sus propios medios, de manera espontánea, para manifestar la dramática urgencia que tienen de recibir la ayuda humanitaria que está a sólo 300 metros de la frontera entre los dos países.

    El doctor Jose Luís Mateo es un veterano traumatólogo y dice que los hospitales públicos de San Cristobal, estado Táchira, donde trabaja, están totalmente desabastecidos y denunció que el chavismo tiene farmacias privadas en su interior.

    “No se consigue una gasa, alguien llega herida y no hay cómo hacerle una cura”, dijo el doctor José Luis Mateo.

    Todos coincidieron en que el drama de la salud pública en Venezuela es el más cruel impacto del fracaso del llamado "Socialimso del Siglo XXI".