Chiapas espera respuestas a muertes de bebés

En Chiapas esperan respuestas a muertes de bebés

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    TELEMUNDO LOCAL
    Los pobladores temen recibir asistencia médica en el único centro de salud de la comunidad.

    La comunidad de La Pimienta, en Chiapas, sigue esperando respuestas luego del fallecimiento de dos bebés y la hospitalización de tres decenas tras ser vacunados contra la hepatitis B.

    El comisariado de La Pimienta dice que “en este ejido, y en otras comunidades circunvecinas de otros municipios, ya no hay seguridad de llevar a los niños a una unidad de salud”.

    Mueren niños en Chiapas tras vacuna contra hepatitis B

    Mueren niños en Chiapas tras vacuna contra hepatitis B
    Los niños fallecieron luego de ser inmunizados.
    (Publicado lunes 18 de mayo de 2015)

    El poblado, que alguna vez brilló gracias a la producción de ámbar, hoy es un cerro árido con servicios médicos limitados a sólo una unidad sanitaria a la que ahora la comunidad evita acercarse.

    [Nota Relacionada: México: mueren bebés tras recibir vacunas]

    “Debe de haber algo que les afectó a los bebés, porque no pueden morir sin nada”, dice Gustavo Hernández, habitante de La Pimienta.

    Por su parte, las autoridades argumentaron que los menores murieron a causa de una bacteria extraña y no de la vacuna que les aplicaron. Además indicaron que están investigando el caso aunque aún no hay repuestas claras para los deudos.

    Pero eso no transmite confianza a los pobladores como Elena Pérez, quien en su dialecto tzotzil contó que las vacunas se han convertido en un veneno para quienes han sobrevivido por años sin medicinas o doctores. “Así como nuestros abuelos y nuestros padres, comemos lenteja, tortilla, maíz, frijol, agua con chile, verduras. Pero ahora el gobierno inventó esas vacunas. Y las vacunas son como veneno para la gente y los niños”, dijo Pérez

    [Video: rescatan a mujer enterrada viva por un oso]

    Y la prueba, dicen, son los 20 infantes que supuestamente ya fueron dados de alta del hospital, y que las autoridades dicen que sobrevivieron, pero que no han sido vistos por nadie. Las puertas de sus casas permanecen cerradas y mientras las dudas de sus vecinos quedan abiertas.