El Cosmos ya entrenó en La Habana

El Cosmos ya entrenó en La Habana

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¿Qué pasa si el cáncer vuelve?

    El Cosmos de Nueva York, con el español Raúl González en sus filas, se entrenó el lunes en La Habana para el partido amistoso que jugará el martes contra la selección cubana, un evento que busca tender puentes a través del deporte entre Estados Unidos y la isla, en fase de distensión.

    "Es emocionante estar aquí cuando se habla de que en tantos años un equipo estadounidense no ha venido acá. Creo que es un momento histórico, muy importante para el Cosmos. Y que el fútbol sea el deporte elegido para tener este evento tan lindo que va a unir a la gente", dijo el entrenador del Cosmos, Giovanni Savarese.

    Vídeo: El Cosmos ya entrenó en La Habana

    Vídeo: El Cosmos ya entrenó en La Habana
    El Cosmos es el primer club de fútbol estadounidense que viaja a Cuba desde 1978, cuando el Chicago Sting visitó a la selección local, y el primer equipo profesional de ese país en territorio cubano desde 1999, cuando los Orioles de Baltimore enfrentaron a la novena nacional de la isla, encuentro que repetirán este año.
    (Publicado lunes 1 de junio de 2015)

    El venezolano dijo que todo el equipo se siente "privilegiado" de poder representar a Estados Unidos en un evento tan importante, que buscar "ir más allá de la política" y pretende "unir a las personas y hacerlas disfrutar con un buen partido".

    El Cosmos es el primer club de fútbol estadounidense que viaja a Cuba desde 1978, cuando el Chicago Sting visitó a la selección local, y el primer equipo profesional de ese país en territorio cubano desde 1999, cuando los Orioles de Baltimore enfrentaron a la novena nacional de la isla, encuentro que repetirán este año.

    La delegación llegó la noche del domingo a La Habana entre gran expectación de los cubanos, ya que el equipo viajó acompañado de la leyenda del fútbol, el exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento "Pelé", que jugó en el Cosmos entre 1975 y 1977 y del que ahora es presidente de honor.

    El entrenador afirmó que Raúl, que desempeña como embajador del club, será titular en el partido del martes en el estadio Pedro Marrero de La Habana, aunque admitió que está cansado porque ha jugado tres partidos en una semana.

    Matizó que su tiempo en campo dependerá de cómo se encuentre.

    Aunque se trata de un partido amistoso, con más simbolismo que implicaciones deportivas, Savaresse indicó que el Cosmos va a ser "competitivo" y que ha ido a Cuba "a ganar".

    [Tema relacionado: Cuba sale de lista de promotores del terrorismo]

    "Creo que es lo que quiere la selección cubana, un equipo competitivo que les ayude a prepararse para la Copa Oro", indicó.

    Carlos Méndez, el capitán, dijo que la selección cubana está fuerte y que será "un partido difícil", aunque por encima de todo la intención es que "todo el mundo se divierta y los espectadores cubanos puedan disfrutar de buen fútbol".

    "Somos afortunados de ser los primeros en estar aquí. Creo que definitivamente el fútbol puede servir de puente entre los dos países. Nos sentimos muy contentos de tener esta oportunidad", dijo.

    El brasileño-español Marcos Senna resaltó el "privilegio" que supone para los jugadores del Cosmos ser los primeros en estar en Cuba para un partido tan simbólico y "ser parte de la nueva diplomacia" que marca la relación entre Cuba y Estados Unidos.

    [Tema relacionado: Cuba y Estados Unidos sin acuerdo sobre embajadas]

    "La idea es abrir puertas y que se den muchos más partidos de clubes estadounidenses aquí, y al revés también", dijo Senna, ganador de la Eurocopa del 2008 con la selección española.

    Para el colombiano Walter Restrepo, es un "honor" estar en La Habana para "escribir una página más en la historia no sólo del Cosmos, sino también de Estados Unidos y Cuba", y "ofrecer un lindo espectáculo para disfrute de los cubanos".

    Fundado en 1970 e inscrito la Liga Norteamericana de Fútbol, el Cosmos hizo historia de 1975 a 1984 cuando fichó a astros mundiales en sus últimos años de carrera profesional como Pelé, el alemán Franz Beckenbauer y el holandés Johan Neeskens.