Relaciones EEUU-Cuba

EEUU reanuda servicios consulares en La Habana

La embajada confirmó esta semana que comenzará a procesar los permisos migratorios dando prioridad a los permisos de reunificación de cubanos con sus familias.

Telemundo

LA HABANA — La embajada de Estados Unidos en Cuba reanudará este miércoles sus servicios consulares y de visas por primera vez desde que una serie de inexplicables incidentes de salud entre el personal diplomático redujo drásticamente la presencia estadounidense en La Habana en 2017.

La embajada confirmó esta semana que comenzará a procesar los permisos migratorios dando prioridad a los permisos de reunificación de cubanos con sus familias en EEUU y a otros como la lotería de visas de diversidad.

"Como se anunció previamente, a partir del 4 de enero de 2023, la Embajada de los EEUU en La Habana reanudará el procesamiento completo de visas de inmigrante para incluir las categorías de visa de familiar inmediato, preferencia familiar, visa de diversidad y visa K prometido(a)", había anunciado la embajada en una nota de prensa el pasado 30 de diciembre.

Desde temprano este miércoles unas 200 personas se congregaron en un parque aledaño a la sede diplomática para presentarse a las citas convocadas por los funcionarios estadounidenses -mediante teléfono o por correo- o averiguar la manera de conseguir visas, algo imposible durante cinco años cuando por el incremento de las sanciones de Washington la actividad consular prácticamente se detuvo.

Una funcionaria con listados en las manos llamaba a las personas para hacerlas ingresar al edificio consular.

“Viajar a Guyana significaba para el cubano un gasto y un estrés, tiempo de estadía… incomodidad”, dijo a The Associated Press Mirtha Caridad Revuelta, una emprendedora de 60 años de la central provincia de Matanzas que aseguró que el trato al interior del consulado durante su entrevista fue atento. Su hija vive en Florida desde hace siete años y espera reunirse con ella.

Unos metros más allá Olivia Santana, de 58 años y empleada de un hospital, esperaba junto a su nieta la salida de un hijo que ya había sido llamado para su entrevista y para quien volar a Guyana era un contratiempo si no se quería emprender una travesía arriesgada por Centroamérica y México para ingresar a Estados Unidos. “Como no se sabía cuándo se iba a resolver la situación había que ir”, dijo Santana.

Varios intentos de obtener comentarios sobre la reapertura de la sede diplomática estadounidense por parte de AP no fueron respondidos de inmediato.

La reanudación coincide con el mayor éxodo migratorio desde Cuba en décadas, que ha elevado la presión sobre el gobierno del presidente Joe Biden para abrir más vías legales para los isleños y dialogar con el gobierno cubano a pesar de que históricamente la relación entre Washington y La Habana ha sido tensa.

Se espera que se concedan al menos 20,000 visas al año, aunque eso es apenas una gota en una olea migratoria impulsada por el recrudecimiento de la crisis económica y política en la isla.

A finales de diciembre, las autoridades estadounidenses reportaron la detención de 34,675 cubanos en la frontera con México durante el mes de noviembre, un 21% que los 28,848 casos de octubre.

Esa cifra ha ido aumentando mes a mes. Los cubanos son ahora la segunda nacionalidad más numerosa, después de los mexicanos, en la frontera, según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU.

El aumento de la migración se debe a una compleja serie de factores como las crisis económica, energética y política, además de un profundo descontento entre los cubanos.

Lo hará a través de la agencia de viajes de Miami Vacuba.

Aunque la mayoría de los migrantes que se dirigen a EEUU salen del país en vuelos a Nicaragua para luego entrar a pie por la frontera con México, miles han optado por una peligrosa travesía marítima. Recorren 90 millas para llegar a la costa de Florida, a menudo en embarcaciones precarias y repletas.

Al éxodo cubano se suma el aumento de la emigración a EEUU desde países como Haití y Venezuela, lo que obliga al gobierno a lidiar con una situación cada vez más compleja en su frontera sur.

La reanudación de la tramitación de las visas de trabajo en la embajada se produce tras una serie de contactos sobre migración y de las visitas de funcionarios estadounidenses a La Habana en los últimos meses, y podría ser una señal de un lento deshielo en las tensiones.

“La participación en estas conversaciones subraya nuestro compromiso para un diálogo constructivo con el gobierno de Cuba cuando sea apropiado para los intereses de EEUU”, dijo la embajada en un comunicado en noviembre tras la visita de una delegación.

Estas pequeñas medidas están muy lejos de la situación durante la presidencia de Barack Obama, quien alivió muchas de las sanciones que databan de la Guerra Fría y realizó una histórica visita a la isla en 2016.

Los servicios consulares y de visas en la isla se cerraron en 2017 luego de que el personal de la embajada sufrió una serie de problemas de salud, supuestos ataques sónicos que siguen en gran medida sin explicación.

Como consecuencia, muchos cubanos que querían migrar de forma legal a EEUU han tenido que volar a lugares como Guyana antes de hacerlo o para reunirse con sus familias.

Aunque la relación entre las dos naciones siempre ha sido tensa, la situación se complicó tras el cierre de la legación diplomática y el endurecimiento de las sanciones por parte del gobierno del expresidente Donald Trump.

Desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca se han suavizado algunas restricciones en cuestiones como las remesas o los viajes familiares desde Miami a Cuba, pero no ha cumplido las esperanzas de muchos de devolver a la isla a la “era Obama”.

Las restricciones a las visas turísticas a Cuba y a la importación y exportación de muchos productos siguen vigentes.

Otro factor en las tensiones fue la dureza con la que el gobierno insular trató a los participantes en las protestas de 2021, incluyendo la imposición de elevadas penas de cárcel a menores, un motivo constante de crítica por parte del gobierno de Biden.

Las autoridades cubanas han expresado repetidamente su optimismo acerca de las conversaciones con EEUU y la reanudación de los servicios de visa. El viceministro de Asuntos Exteriores del país, Carlos Cossio, afirmó en noviembre que garantizar la migración por vías legales y seguras era un “objetivo mutuo”.

Pero Cossio achacó también la salida de decenas de miles de personas de la isla a las sanciones estadounidenses y afirmó que esa política “deprime el nivel de vida” de la población y es un factor directo en la migración.

Contáctanos