soberana vacuna

Dos fórmulas cubanas lideran carrera por vacuna contra COVID-19 en Latinoamérica

"Soberana 02" y "Abdala", serán los primeros en iniciar la tercera y última fase de ensayos clínicos para evaluar a gran escala su eficacia contra la enfermedad. 

EFE

Los candidatos vacunales contra el coronavirus "Soberana 02" y "Abdala", dos de los cuatro que desarrolla Cuba, serán los primeros de Latinoamérica en iniciar la tercera y última fase de ensayos clínicos para evaluar a gran escala su eficacia contra la enfermedad. 

Esa tercera fase comenzará en marzo, aunque la fecha exacta no será anunciada hasta que el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED) autorice su inicio, confirmaron directivos de los laboratorios cubanos que desarrollan ambos proyectos de inmunización. 

Los laboratorios estatales de la isla han comenzado la producción a gran escala de las cientos de miles dosis necesarias para llevar a cabo la última fase de ensayos de ambos candidatos, que ya probaron su seguridad durante la etapa previa y son desarrollados por el Instituto Finlay de Vacunas (Soberana) y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (Abdala). 

Medios extranjeros acreditados en Cuba han podido acceder a las instalaciones en las que se producen las fórmulas con las que el país espera poder inmunizar a toda su población antes de que finalice el año. 

El director del Instituto Finlay, Vicente Vérez, explicó que en el caso de "Soberana 02" se realizarán dos ensayos en paralelo: uno con 44.000 participantes en La Habana y otro de "intervención" que incluirá a más de un millón de voluntarios, igualmente en Cuba. 

Vérez no ofreció detalles sobre las pruebas que se desarrollarán en Irán, país con el que Cuba firmó en enero pasado un convenio según el cual la tercera fase de los ensayos de "Soberana 02" también se llevaría a cabo en esa nación. 

Tampoco precisó qué esquema de inmunización se empleará en esta etapa. En fases anteriores ha sido de dos dosis, aplicadas con 28 días de diferencia. 

"Soberana 02", de aplicación intramuscular, combina el antígeno del virus y el toxoide tetánico, y emplea también hidróxido de aluminio para estimular la respuesta del sistema inmune. 

El experto subrayó la eficacia, seguridad y la potente respuesta inmune demostrada en las fases previas de los ensayos clínicos de este candidato de vacuna. 

La producción de las 340.000 dosis de esta fórmula necesarias para la tercera fase de ensayos está a cargo del Centro de Inmunología Molecular, cuyo director, Eduardo Ojito, confirmó la capacidad de esa entidad para cumplir con la cifra.

En el caso de "Abdala", la última etapa de pruebas se centrará en las provincias orientales de Santiago de Cuba y Guantánamo, dos de las zonas con mayor índice de contagios en las últimas semanas, y las dosis las producirán los Laboratorios Aica. 

En un día en que la isla reporta más de mil casos de coronavirus el gobierno anuncia sus avances con la producción de la vacuna.

Por su parte, "Abdala", se administra de forma intramuscular, y se prueba con dos esquemas de inmunización: uno corto (0-14-28 días) y uno largo (0-28-56 días), según dio a conocer la directora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, Marta Ayala. 

Su acción se basa en la formulación de la proteína RBD recombinante adyuvado en hidróxido de aluminio, y en la segunda parte de los ensayos -realizada en Santiago- participaron casi 760 voluntarios de entre 19 y 80 años. Por el momento no se ha informado del número de participantes en la tercera fase. 

El presidente del grupo empresarial BioCubaFarma, Eduardo Martínez, subrayó que en las fases iniciales de ensayos clínicos los candidatos de las vacunas han inducido una "potente respuesta inmunológica, teniendo en cuenta los niveles de anticuerpos y su calidad, al ser capaces de inhibir la entrada del SARS-CoV-2 a la célula". 

Junto a "Soberana 02" y "Abdala", Cuba desarrolla también los candidatos "Soberana 01" (intramuscular) y "Mambisa" (intranasal), que se encuentran en etapas previas de evaluación. 

Cuba marca récord de contagios de COVID-19 por tercer día consecutivo y a partir de este domingo exige prueba PCR negativa a los viajeros que llegan al país, una de las nuevas medidas aplicadas para frenar la tercera ola de contagios. Entre los positivos hay muchos casos importados, lo que reafirma la necesidad de reducir los vuelos desde países altamente contagiados. El gobierno de La Habana anunció un paquete de limitaciones que afectan a los sectores de la salud, educación, transporte, turismo, gastronomía, empleo y el trabajo autónomo; para ayudar a frenar este aumento de casos.

Las expectativas son altas para algunos y preocupantes para otros, pues se conoce que Cuba no ha adquirido dosis en el mercado internacional ni forma parte de los 33 países latinoamericanos que se han sumado al Mecanismo Covax, creado con el auspicio de la Organización Mundial de la Salud para favorecer un acceso equitativo a las vacunas para naciones de ingresos medios y bajos. 

Cuba sufre ahora la peor oleada de contagios desde el inicio de la pandemia, un rebrote atribuido a la reapertura de los aeropuertos en octubre y el incumplimiento de los protocolos de aislamiento para viajeros. 

La situación obligó a las autoridades a paralizar la desescalada en casi todo el país y volver a aplicar medidas de mitigación como el cierre de los centros educativos, bares, restaurantes y playas.

Contáctanos