Gobierno cubano

Director de cine Eduardo del Llano defiende visión del régimen cubano

Ha mostrado su apoyo al 27-N donde vio una iniciativa sincera, "la más atinada, la más comedida", pero no así con el Movimiento San Isidro, dice no confiar en sus integrantes y no los considera serio.

El director y guionista cubano Eduardo del Llano defiende que la visión del régimen cubano que se tiene en el exterior es "muy exagerada" y argumenta que las opiniones contrarias tienen cabida: "Mucha gente critica cosas en Cuba y no son castigados por eso".

El creador de la saga de cortometrajes sobre Nicanor O'Donnell considera que la situación respecto a la censura en el sector audiovisual ha mejorado respecto a los años ochenta y noventa ya que ahora "se dicen muchas más cosas en el arte que antes".

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Del Llano habla sobre la situación del sector audiovisual en Cuba, "con muchos proyectos en marcha, algunos bastante polémicos", en un momento en el que él mismo trabaja en la promoción de su último corto, "La campaña".

En este filme, que se ambienta en la campaña de alfabetización en Cuba de 1961, el realizador quiere mostrar el "derecho a ser diferente o no encajar en la norma" y critica "la doble moral, el fingir, pretender, mentir para obtener un beneficio pensando que haces el menor de los males".

Por el momento habrá que esperar para degustar su última cinta. Del Llano reconoce una situación "delicada y tensa" aunque "no es de los peores momentos", por lo que no cree que deba hablarse de un segundo periodo especial.

Recuerda que a principios de los noventa había cortes de electricidad "de 12 a 16 horas diarias" mientras que ahora "los apagones son muy raros"; sobre la escasez, dice que es "dramática", pero advierte de que con dinero es posible encontrar cosas "aunque haya que estar cuatro o cinco horas en una cola".

"En el periodo especial podías tener 10.000 dólares, pero no había qué comprar. Podías tener mucho dinero, pero no había comida", argumenta el guionista, quien menciona que en la actualidad hay todavía "bastante mercado negro".

Orlando Gutiérrez, presidente del Directorio Democrático Cubano, considera que el movimiento representa a una nueva generación de cubanos que quiere libertad. En Enfoque Político abordamos el significado de este nuevo frente de lucha.

Sobre los movimientos de artistas y activistas independientes surgidos en los últimos meses, ha mostrado su apoyo al 27-N, al que no pudo asistir por estar confinado al haber llegado a Cuba su pareja el día anterior, pero donde vio una iniciativa "con sinceridad, la más atinada, la más comedida".

No piensa igual del Movimiento San Isidro, dice no confiar en sus integrantes y no lo considera serio, aunque de igual manera critica el "acoso" y los llamados actos de repudio, "una cosa vergonzosa que no debería volver a suceder".

Hablamos con el artista plástico Floyd Heglichs y con la actriz y escritora Daylin Horruitiner sobre su apoyo a este movimiento.

En sus reflexiones sobre la visión del arte, Del Llano reclama "el derecho de que un cubano pueda hacer una película de ciencia ficción o de terror, y no necesariamente sobre lo que pasó en La Habana dos días antes".

Ve variedad en los proyectos cubanos actuales y no cree que los artistas tengan que preocuparse por la censura, aunque sí por la distribución de su obra en plena crisis, a lo que se ha sumado la pandemia, donde cada proyecto debe "brindar la máxima seguridad posible" y tender por tanto a producciones con menos actores y en más espacios abiertos.

Reconoce que no le gustan las actitudes "ridículas, extremistas y cobardes" de algunos cubanos que residen en Miami que "exigen lo que ellos mismos no estuvieron dispuestos a hacer", un debate que dice estar viciado por el extremismo: "La gente tiende a sesgar mucho la información y ver la realidad que mejor encaje con sus propias ideas preconcebidas".

"De alguna manera sí me siento de izquierdas, pero eso no significa que le deba una lealtad incondicional a la izquierda. Lo que me parece que hacen mal, lo digo porque entre otras razones eso me parece una manera de hacer una buena izquierda y no una cobarde", confiesa el director de cine cubano.

Contáctanos