huracan Ian

Cuba se recupera lentamente tras el paso del huracán Ian

El huracán arrasó en Pinar del Río y dejó a sus residentes en la más absoluta pobreza con sembrados de plátanos, boniatos, maíz, arroz, tabaco totalmente destruidos.

Telemundo

Más de una semana ha pasado desde que Ian dejó cuantiosas pérdidas materiales en el occidente de Cuba y la recuperación es apenas imperceptible.

El huracán arrasó con la provincia de Pinar del Río y dejó a sus residentes en la más absoluta pobreza. Sembrados de plátanos, boniatos, maíz, arroz, tabaco totalmente destruidos, en más de 8 500 hectáreas auguran una economía decadente para la región, algo recuperable solo en años.  

Muchos sobreviven a oscuras, un improvizado mechero apenas ilumina el espacio habitacional donde hace 10 días, la furia del huracán Ian, les arrebató la paz familiar.

“Me llevó el techo complete, tuve que salir a las 3:30 de la mañana con la niña cargada para una vivienda, para evacuarme porque me quedé a la intemperie”, recuerda Frank Echevarría, quien apunta: “Mira como estamos, mira como quedamos cocinando con leña, perdimos todos los equipos … perdí todos las camas todos los colchones”.

Frank Echevarría, vive en La Coloma, una localidad en la occidental provicia cubana, por donde tocó tierra el poderoso evento meteorológico. Como su casa, en todo el territorio pinareño, más de 63 130 hogares fueron reportados como dañados, miles por derrumbe total. 

A Yaneysi Polier se le ve cocinando al carbón, ella es una de los tantas afectadas por el huracán Ian. “Armamos ese techo gracias a un vecino que nos dio cosas para poder dormir, siempre un vecino te ayuda”.

Las noches son largas, tristes, y con la salida del sol, cada mañana la devastación se impone ante los ojos de quienes con sus propias manos, vuelven a levantarse.

Asbel Siles asegura estar “reconstruyendo algo con mis propios medios, haciendo el techo de madera y (toca) comprar lo que se perdió, no hay de otra”.

Algunos apuntan a la principal entrada economica de la zona. “No hay una casa de tabaco sana, todas están en el piso … que vamos a hacer. Yo me sentí con deseos de llorar, de gritar”.

Un grito que parece no ser escuchado por la máxima dirección del país. A pesar del reclamo del pueblo el presidente Miguel Díaz Canel, aprovecha cada intervención para alentar a los afectados con promesas reiterativas, que con los años, han reforzado la farsa del sistema. 

“Vamos a salir de esta y además de eso, se están buscando recursos y se está dando apoyo alimentario y de manera que vayamos haciendo cosas mejor que como estaban antes”, dijo el gobernante cubano en una alocución.

“Esa casa es afectada desde el 2002 y a mi nunca me han dado un clavo, una tabla, nada”, dice Yunaisi Maderas, quien de nuevo volvió a sufrir las afectaciones de un evento meteorológico y aún así precisa: “Pero hay que tener conformidad, aquí estamos”.

Los vientos de 125 millas por hora impactaron la isla, durante el paso de Ian, luego el servicio eléctrico fue cortado no solo en Pinar del Río sino en todo el país.

Por ello, miles de cubanos se han manifestado en las calles, con protestas populares que han sido reprimidas por el régimen. Si antes del huracán el déficit de viviendas superaba las 800 mil viviendas, con este impacto de la naturaleza, la situación es aún más compleja.

Contáctanos