Correa: “Fue la mejor decisión”

QUITO - El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que su decisión de no asistir a la Cumbre de las Américas porque Cuba no fue invitada, es una posición adecuada, aunque "dolorosa". "Se ha tomado la mejor decisión", aunque "dolorosa", insistió el gobernante ecuatoriano durante un encuentro con periodistas en la ciudad portuaria de Guayaquil. Correa insistió en que su decisión no pretende causar "ningún problema al Gobierno de Juan Manuel Santos", su colega colombiano y anfitrión de la cita hemisférica. "Lo que más me duele, sinceramente, es no visitar Colombia, no conocer Cartagena de Indias", donde se desarrollará la Cumbre a mediados de abril, "pero en algún momento había que tomar estas decisiones porque, si no, esto será el cuento de nunca acabar", remarcó el jefe del Estado ecuatoriano. "Lo que más vamos a perder es la posibilidad de no visitar de nuevo Colombia, gente tan querida", reiteró Correa al calificar de "inadmisibles" e "inaceptables" las contradicciones y los argumentos para no invitar a Cuba. Aseguró que "es falso" que a Cuba se le haya invitado y dijo que el Gobierno de La Habana "por delicadeza" aceptó que no se le invitara "para no causarle problemas" al presidente Santos. Sobre la aparente falta de consenso en la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) para no acudir a la Cumbre, como lo había propuesto en febrero el propio Correa, el mandatario ecuatoriano dijo: "seguramente esto nos servirá para actuar más en conjunto, más coordinadamente". En ese bloque "si no hay consenso, cada cual toma la decisión respectiva", señaló el presidente de Ecuador, país que integra la ALBA junto a Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas. "Veamos cómo se desarrolla la cumbre", concluyó Correa.

Contáctanos