La internet en Cuba, cara y sin privacidad