El "fracking" genera sismos, advierte el gobierno

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Wikipedia Commons

    LOS ÁNGELES (AP) - Más de una decena de áreas en Estados Unidos han experimentado sacudones en los últimos años a causa de sismos provocados por la perforación en busca de petróleo y gas en un proceso que se conoce como "fracking", reveló el jueves un informe del gobierno.

    Los sismos artificiales sacudieron regiones otrora estables en ocho estados: Alabama, Arkansas, Colorado, Kansas, Nuevo México, Ohio, Oklahoma y Texas, según investigadores del Servicio Geológico Nacional.

     

    Los expertos dijeron que el aumento en la actividad sísmica es causado principalmente por la industria petrolera y gasífera, que inyecta aguas residuales en las profundidades del subsuelo, procedimiento que puede activar fallas geológicas latentes. 

     

    Unos pocos casos se deben a la fracturación hidráulica, en la que se bombea un elevado volumen de agua, arena y sustancias químicas en formaciones rocosas para liberar petróleo o gas.

     

    Muchos estudios han vinculado el aumento de pequeños sismos a la inyección de aguas residuales en pozos de desechos, pero el informe del Servicio Geológico presenta el primer panorama amplio de dónde se están produciendo.

     

    "El riesgo es mayor en esas áreas", advirtió Mark Petersen, director del proyecto cartográfico de la agencia.

     

    Últimamente Oklahoma ha registrado más sismos de magnitud 3 que California, el de mayor actividad sísmica entre los 48 estados continentales, observó Petersen.

     

    Oklahoma no figuraba en el radar de los científicos hasta hace poco, cuando el estado registró una serie de sismos, el mayor de ellos de magnitud 5.6 en 2011. Esta semana, el Servicio Geológico de Oklahoma admitió que es muy probable que la mayoría de los recientes sacudimientos se deban a la eliminación de aguas residuales.

     

    Muchas fallas geológicas activadas por las perforaciones habían estado inactivas durante millones de años, afirmó William Ellsworth, geofísico del Servicio Meteorológico. "Son fallas antiguas", precisó. "No siempre sabemos dónde están".