No tiene cabeza, menea la cola y quizás te enamorarás de él