Submarino del horror: inventor admite que descuartizó a periodista