Sangrienta pelea termina con polémica decisión