Derroche de lujo en plena ciudad: la mansión de $50 millones