Aterrador: bebita aún vivía cuando la metieron en el horno