Estilo de Vida

Trucos y tendencias para darle a tu vida el giro que merece tu planeta en crisis.
Crisis Climática

Adiós al carbón: histórico plan alemán para combatir la crisis climática

El gobierno federal y los gobernadores de los estados afectados acordaron una “ruta hacia el cierre” de las centrales de carbón.

PLANTA CARBON NAVAJO

El Gobierno alemán ha acordado con los "Länder" un plan para abandonar el uso del carbón hasta 2038 que contempla ayudas a las regiones afectadas de 40,000 millones de euros y a las empresas operadoras indemnizaciones de 2,600 millones en el oeste y 1,750 millones en el este por el cierre anticipado.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, habló en conferencia de prensa de un "avance histórico" y de un "buen acuerdo para la protección del medio ambiente" e indicó que el objetivo es tener listo para el próximo día 29 el correspondiente proyecto de ley.

En tanto, el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, declaró que las ayudas de 40,000 millones de euros a los estados federados afectados -Brandeburgo, Renania del Norte-Westfalia, Sajonia y Sajonia-Anhalt- sirven para que los ciudadanos de las regiones con yacimientos de carbón puedan tener perspectivas de futuro.

Así, el plan, acordado finalmente durante la pasada noche por el gobierno y los estados federados con minas de carbón tras seis horas de negociaciones, contempla una ayuda económica de hasta 14,000 millones de euros para estos cuatro "Länder" hasta 2038 para facilitar importantes inversiones a los estados federados y a sus municipios.

El Estado federal se compromete asimismo a tomar a cabo medidas adicionales en favor de las regiones afectados por valor de hasta 26.000 millones de euros hasta 2038.

Consorcios como RWE, EnBW, Unipver y el proveedor checo EPH con sus sociedades alemanas Leag y Mibrag verán reducidos los ingresos esperados por el cierre anticipado de las centrales de carbón que operan.

Para los operadores afectados, el Estado alemán contempla compensaciones que ascienden a 2,600 millones y 1,750 millones de euros para las instalaciones que se encuentran en el oeste y en el este del país, respectivamente, a repartir en aproximadamente quince años tras el cierre de la planta.

Agregó que el abandono del uso del carbón irá acompañado de la introducción de una especie de subsidio "de reajuste" que se pagará por un tiempo determinado a los empleados del carbón de más edad.

"Alemania está abandonando la era de las energías fósiles a grandes pasos", declaró Scholz, y agregó que el país "se ha propuesto algo grande", para lo que tiene tanto la capacidad técnica como económica".

La ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, habló de "negociaciones difíciles" que se han prolongado durante demasiado tiempo.

Subrayó que Alemania se ha convertido en el primer país que va a abandonar de manera vinculante la energía nuclear y el uso del carbón, lo que calificó de importante mensaje también a nivel internacional.

Al mismo tiempo se mostró "muy confiada" de que sea posible abandonar el uso del carbón ya para 2035, es decir, tres años antes de los establecido.

El hecho de que ya este año cierre la primera unidad de una central de carbón demuestra que el abandono del carbón "comienza ya y es vinculante", subrayó.

Para ello, dijo, hay que desarrollar ahora de manera importante la energía eólica y solar, "para que sea posible este abandono" del carbón.

Por otra parte, Altmaier señaló que Alemania experimentará un ligero retroceso de su producción excedente, pero garantizó que el abastecimiento estará asegurado.

Recordó asimismo que Alemania importa ya ahora "cada día y en diferentes cantidades" electricidad del exterior, de la misma manera que exporta energía "cada día y en diferentes cantidades".

Los ministros se refirieron asimismo a la decisión por recomendación de la comisión encargada de estudiar el abandono del carbón de preservar el bosque milenario de Hambach (oeste), escenario de numerosas protestas de activistas medioambientales con el objetivo de tratar de impedir su tala para extender las extracciones de lignito a cielo abierto.

Mientras Altmaier recordó que la preservación de este bosque, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia y símbolo del activismo medioambiental contra el carbón, era una de las "principales demandas", Schulze declaró que "es bueno que el bosque de Hambach se quede".

Contáctanos