Los "ingredientes" de una tormenta catastrófica; Florence los tiene todos