Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

“Está bien no estar bien”: la salud mental ocupa el primer plano en los Juegos Olímpicos

Simone Biles se une a otros atletas de alto perfil en el espacio olímpico que han estado hablando abiertamente sobre un tema que aparentemente había sido tabú en los deportes durante toda la vida.

Lo que debes saber

  • El Comité Olímpico Internacional, consciente de las luchas que enfrentan los jóvenes atletas, aumentó sus recursos de salud mental antes de los Juegos de Tokio.
  • Simone Biles se une a otros atletas de alto perfil en el espacio olímpico, en su mayoría mujeres, que han estado hablando abiertamente sobre un tema que aparentemente había sido tabú en los deportes durante toda la vida.
  • “La salud mental durante los últimos 18 meses es algo de lo que la gente está hablando”, dijo Michael Phelps, ganador de un récord de 23 medallas de oro y ahora retirado. “Somos seres humanos. Nadie es perfecto. Así que sí, está bien no estar bien".

TOKIO - Durante décadas, se les dijo que se aguantaran, que dejaran a un lado la duda o los problemas personales y se concentraran en la meta que tenían entre manos: ganar. Dominar. Cumplir.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Durante años, Simone Biles fue una de las mejores en eso. De repente, para algunos, sorprendentemente, decidió que no estaba en el espacio mental adecuado.

Al ponerse su chándal blanco en medio de la competencia de gimnasia olímpica del martes por la noche, y al hacerlo con una medalla de oro en la balanza, Biles bien podría haber redefinido la discusión sobre salud mental que ha estado ocurriendo en los deportes durante el año pasado.

Michael Phelps, ganador de un récord de 23 medallas de oro y ahora retirado, ha sido abierto durante mucho tiempo sobre sus propios problemas de salud mental. Phelps ha dicho que contempló el suicidio después de los Juegos Olímpicos de 2012 mientras sufría de depresión. Ahora, analista de la cobertura de natación de NBC, dijo que ver a Biles luchar con su salud mental "me rompió el corazón".

“La salud mental durante los últimos 18 meses es algo de lo que la gente está hablando”, dijo Phelps. “Somos seres humanos. Nadie es perfecto. Así que sí, está bien no estar bien".

Biles se une a otros atletas de alto perfil en el espacio olímpico, en su mayoría mujeres, que han estado hablando abiertamente sobre un tema que aparentemente había sido tabú en los deportes durante toda la vida.

La jugadora de tenis Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia, nunca fue a Wimbledon y, después de su salida anticipada en Tokio esta semana, admitió que los Juegos Olímpicos era demasiado para manejar.

La velocista estadounidense Sha’Carri Richardson no ocultó los problemas que enfrentó mientras se preparaba para un viaje olímpico que nunca sucedió. Dijo que usó marihuana para ayudar a enmascarar el dolor de la muerte de su madre biológica, encima de la presión de competir en los 100 metros.

La estrella estadounidense no participará en la competencia en Tokyo 2020, debido a un problema médico.

El ciclista holandés Tom Dumoulin dejó el campo de entrenamiento en enero para aclarar su mente, diciendo que le estaba resultando "muy difícil para mí saber cómo encontrar mi camino como Tom Dumoulin el ciclista". Reanudó los entrenamientos en mayo; el miércoles ganó una medalla de plata en las contrarreloj individuales masculinas.

Liz Cambage, una jugadora de la WNBA que compite por Australia, se retiró de los Juegos Olímpicos una semana antes de que se inauguraron debido a la ansiedad de entrar en una burbuja COVID controlada en Tokio que habría mantenido alejados a sus amigos y familiares.

“Depender de la medicación diaria para controlar mi ansiedad no es el lugar en el que quiero estar ahora. Especialmente entrando en competición en el escenario deportivo más grande del mundo", escribió en las redes sociales.

Sin embargo, Biles llevó las cosas a un nuevo nivel, uno que ahora hace que sea pensable hacer lo que había sido casi impensable solo 24 horas antes. Dio un paso atrás, evaluó la situación y se dio cuenta de que no sería saludable seguir adelante.

El miércoles, se retiró de la competencia general para concentrarse en su bienestar mental.

La tenista japonesa, quien había encendido el pebetero en la ceremonia inaugural, perdió en octavos de final, muy lejos de las medallas.

"Tengo que hacer lo correcto para mí y concentrarme en mi salud mental, y no poner en peligro mi salud y bienestar", dijo entre lágrimas Biles después de que los estadounidenses ganaran la medalla de plata en la competencia por equipos. Dijo que reconoció que no estaba en el espacio mental adecuado horas antes de que comenzara la competencia.

"Fue como luchar contra todos esos demonios", dijo.

El Comité Olímpico Internacional, consciente de las luchas que enfrentan los jóvenes atletas, aumentó sus recursos de salud mental antes de los Juegos de Tokio. Psicólogos y psiquiatras se encuentran en la villa olímpica y establecieron una "Línea de ayuda para estar mentalmente en forma" como un servicio de apoyo de salud confidencial disponible antes, durante y tres meses después de los Juegos.

La línea directa de 24 horas es un servicio gratuito que ofrece en más de 70 idiomas apoyo clínico, asesoramiento estructurado a corto plazo, apoyo práctico y, si es necesario, orientación para los mecanismos de denuncia del COI adecuados en caso de acoso y / o abuso.

El sitio web Athlete365, desarrollado por el COI, encuestó a más de 4,000 atletas a principios de 2020, y los resultados llevaron al COI a cambiar su tono del rendimiento y los resultados deportivos a la salud mental y elevar las voces de los atletas.

El contenido se creó para varias plataformas de redes sociales para presentar a los atletas olímpicos actuales que defienden las causas de la salud mental. Y la serie Olympic State of Mind en Olympics.com comparte recopilaciones de historias y podcasts sobre salud mental.

El Peque quedó eliminado de los Juegos y mostró todo su fastidio por las condiciones en las que jugó.

“¿Estamos haciendo lo suficiente? Eso espero. Creo que sí”, dijo el miércoles el portavoz del COI, Mark Adams. "Pero como todos en el mundo, estamos haciendo más en este tema".

Naoko Imoto, nadadora en los Juegos de Atlanta de 1996, es consultora sobre equidad de género para el Comité Olímpico de Tokio. Ella dijo que la admisión de Osaka a principios de junio sobre las luchas de salud mental representaba una apertura para una discusión que en gran medida se evitó.

"En Japón, todavía no hablamos de salud mental", dijo Imoto. "No creo que haya suficiente comprensión sobre la salud mental, pero creo que hay muchos atletas que salen ahora y dicen que es común".

El nadador australiano Jack McLoughlin contuvo las lágrimas después de ganar la medalla de plata en los 400 metros estilo libre el domingo, y describió cómo las presiones de entrenar durante una pandemia y al mismo tiempo obtener un título en ingeniería casi lo llevaron a abandonar el deporte.

“Eso es todo para mi familia y amigos. Realmente me ayudaron, realmente estaba luchando”, dijo McLoughlin. "Entreno hasta 10, 11 veces a la semana, así que hacer eso cuando no estás 100% seguro de que vas a llegar a donde quieres es bastante difícil".

Varios congresistas por Nueva York pidieron que se aprobara $400,000 para añadir servicios de salud mental al programa de lucha contra la violencia del hospital Jacobi.

Particularmente con el mundo mirando. John Speraw, entrenador del equipo de voleibol masculino de EE.UU. e hijo de un psicólogo, contrató a un especialista para ayudar a sus atletas cuando era entrenador en UC Irvine. Fue asistente en dos equipos olímpicos antes de avanzar para ser el entrenador en jefe de los Juegos de Río. Allí, notó que sus jugadores estaban publicando en Facebook, durante la ceremonia de apertura real.

"Para mí, fue lo más sorprendente", dijo. "Creo que somos muy conscientes del mayor escrutinio y la presión externa y las expectativas que impone a nuestros atletas".

Thriveworks, un servicio de consejería, psicología y psiquiatría con más de 300 ubicaciones, encontró que uno de cada tres atletas de élite sufre de ansiedad y depresión. En un análisis de más de 18,000 puntos de datos de fuentes impresas, en línea, de transmisión y de redes sociales que cubren atletismo, natación, tenis, gimnasia y fútbol, ​​el 69% de las menciones negativas fueron sobre atletas femeninas en comparación con el 31% sobre atletas masculinos.

Demostró que cuando el enfoque está en un atleta individual, la cobertura se vuelve menos entusiasta con un tono negativo del 29% que ejemplifica la presión pública y las críticas que enfrentan los atletas, dijo Kim Plourde, trabajadora social clínica con licencia en Thriveworks que trabaja con atletas de élite a través de la Alianza de Trabajadores Sociales en el Deporte.

“Las atletas femeninas tienen que manejar un nivel diferente de expectativas de ellas mismas, entrenadores, otros atletas, medios de comunicación y fanáticos que van desde su apariencia física hasta su desempeño”, dijo Plourde.

Jenny Rissveds, de Suecia, era la campeona de ciclismo de montaña a campo traviesa más joven de las mujeres cuando ganó el oro en Río a los 22 años. Un año después, dos muertes en su familia desencadenaron una depresión que aún padece. Rissveds no pudo ganar un segundo oro consecutivo, terminando 14º en Tokio, pero estaba encantada de haber terminado con la competencia.

"Estoy tan feliz de que haya terminado", dijo. “No solo la carrera. Pero todos estos años, para no tener que llevar ese título más. Tengo un nombre y espero poder ser Jenny ahora y no la campeona olímpica, porque eso es una carga muy pesada.

"Espero que me dejen solo ahora".

Contáctanos