boxeador cubano

El boxeador Erislandy Lara está en “perfectas” condiciones para revalidar el título de campeón mundial

Este sábado en Los Ángeles, el cubano enfrentará al estadounidense Greg Vendetti, por el título de campeón mundial en las 147 libras.

El cubano Erislandy Lara conocido en el mundo del boxeo como 'The American Dream' aseguró en una entrevista que está en condiciones "perfectas" para revalidar el título de campeón mundial de peso superwelter en un combate que se disputará este sábado en Los Ángeles.

Natural de la oriental provincia de Guantánamo, el cubano radicado en EEUU desde hace varios años, se enfrentará al estadounidense Greg Vendetti, un rival que Lara dice no haber analizado antes de la pelea: "Yo no estudio a los rivales, no miro cómo pelean; cuando estamos en el ring yo saco todas mis conclusiones".

La final se celebrará sin público, debido a la pandemia del coronavirus, una medida que Lara considera que no le afectará porque se tomará la lucha "como si fuera un entrenamiento más".

¿Por qué un cubano se hace llamar "The American Dream"?

"Es un nombre para todos los latinos e inmigrantes que llegan a este país para luchar por una mejor vida, para su familia y para ellos. Elegimos este nombre mi mánager y yo porque a eso vine yo: llegué a este país sin nada, a luchar, para darme a conocer en el boxeo y en mi carrera. Estados Unidos representa mucho para mí, me lo ha dado todo. Oportunidades para seguir en mi carrera, una mejor vida y una mejor educación".

¿Cómo llegaste al país, desertaste?

"Sinceramente, en 2007 en mi primer intento en Río de Janeiro se me dio la oportunidad y me fui, decidí desertar, pero las cosas salieron mal y tuve que regresar a Cuba". En esa ocasión Lara abandonó la delegación cubana junto al doble monarca mundial, Guillermo Rigondeaux. 

"En la segunda oportunidad, todo fue mejor", cuenta el boxeador que salió de la isla en una lancha rápida hacia México y luego firmó contrato con una empresa en Alemania, antes de recalar en EEUU.

"Fue muy duro dejar a mi madre, dos hijos, hermana, familia, amigos del barrio... Pero ellos entendieron que era para yo darle mejor vida a mis hijos y a mi mamá; y luego ya he podido regresar a estar con ellos y están muy orgullosos de lo que hice".

¿Cómo estas para la pelea contra Vendetti, en medio de la pandemia del COVID-19?

"La preparación ha ido perfectamente bien, todo ha salido genial en el campo de entrenamiento. Llego perfecto para ganar el título. A pesar de este virus que hay en el ambiente, nos hemos tomado esta pelea igual de serio. Había más restricciones en el gimnasio, hemos ido con más cuidado, tanto yo como los entrenadores, y no hemos permitido que viniera más gente a los entrenamientos".

"A nivel mental no me ha afectado nada. Voy a pelear el sábado como si él fuera un esparrin en un campo de entrenamiento, sin público. Vamos a afrontarlo de esa forma, va a ser parecido a un entrenamiento".

¿Cuáles son las debilidades de tu rival?

"Si te digo la verdad, siempre respondo lo mismo cuando me hacen esta pregunta: yo no estudio a los rivales, no miro cómo pelean. Solamente el día de la pelea, en la primera ronda cuando ya estamos en el 'ring', yo saco todas mis conclusiones y ya se cómo tengo que pelear. Lo que sí que sé es que el muchacho es más joven, tiene su talento y va a venir por todas.

A sus 37 años, el zurdo cubano tiene claro sus planes para el futuro

"Hasta que yo no vea que las cosas se me complican en el cuadrilátero, seguiré peleando. Pero llevo cogiendo golpes desde los 12 años, y tampoco puedo estar así toda la vida. Primero hay que llegar y luego mantenerse. Creo que es más difícil mantenerse porque hay muchos boxeadores muy buenos que quieren estar en tu mismo lugar. Yo siempre he trabajado muy duro para estar entre los primeros".

"Ahora y como siempre, la preparación física y la alimentación son vitales, junto con mi entrenador Jackson. Llevo casi 18 años en la misma división, desde Cuba, y nunca he tenido problemas en ese sentido. No me siento con 37 años. De hecho, en estos entrenamientos me he sentido mucho mejor que por ejemplo hace seis años. Estoy súper bien mentalmente, gracias a Dios, y con tremenda salud". 

En la carrera de Erislandy Lara varios han sido los momentos polémicos debido a las decisiones de los árbitros en sus peleas. Considerado por muchos como una de sus peleas más notorias fue la que lo enfrentó al ex campeón mundial estadounidense Paul Williams, en Atlantic City, donde a pesar de ganar con claridad, su oponente fue premiado con una victoria mayoritaria.

Los jueces Don Givens y Hilton Whitaker se inclinaron por el estadounidense, en tanto Al Bennett dio empate. La indiscutible superioridad de Lara y el escándalo tras el resultado, obligó a una revisión del combate y a la suspensión de los tres jueces, aunque el fallo se mantuvo invariable y marcó un traspié para la carrera del cubano.

La polémica en la carrera del cubano regresó el 12 de julio de 2014 cuando en pelea contra el mexicano Saul Alvarez "El Canelo", muchos de los asistentes al MGM Grand Garden Arena lo vieron ganar según las victorias por rounds, pero sin embargo la pelea sin título en juego en un peso acordado de 155 libras, se la llevó el mexicano que se impuso en las tarjetas por decisión dividida de los jueces.

Contáctanos