Detergentes, el robo de moda