Víctima de brutal golpiza es enfermo mental