Sección 2, la más dura y constitucional