Restaurante insiste en que todo "es legal"