Ayer pobre, hoy es “la patrona”